Alves se queja de insultos racistas en el partido contra el Madrid

jueves 31 de enero de 2013 19:26 CET
 

MADRID (Reuters) - El lateral brasileño del Barcelona Daniel Alves se quejó de haber recibido insultos racistas tras el partido de semifinales de Copa del Rey contra el Real Madrid y consideró una "guerra perdida" la lucha contra esta cuestión en España.

"Una pena por el resultado y más pena aún por el racismo que hay en algunos sitios, pero soy feliz de ser como soy", escribió Alves en su cuenta de Twitter tras el empate 1-1 en el Bernabéu.

Preguntado sobre el tuit en la rueda de prensa posterior al entrenamiento del jueves, Alves pidió sanciones más duras para los clubes y dijo que la Premier League era un ejemplo a seguir.

"Sé que se está luchando contra esto pero sigue habiendo este tipo de referencias", dijo. "Hace 10 años que estoy en España y ha pasado desde el primer día".

"Se deberían tomar medidas drásticas", añadió. "Por ejemplo sancionar al club con más dureza, no con 1.000 o 2.000 euros.

"Hay que ir un poco más allá. A veces hay que buscar ejemplos y en Inglaterra esto no sucede y, cuando ocurre, las sanciones son ejemplares.

Una portavoz del Madrid dijo que el club no tenía nada que comentar en respuesta a las declaraciones de Alves.

Una periodista de Reuters presente en el Bernabéu el miércoles confirmó que hubo gritos imitando a un mono dirigidos hacia Alves por una parte significativa de los seguidores en las jugadas polémicas que protagonizó.

El árbitro no lo mencionó en el acta del partido, aunque sí incluyó un mechero lanzado al campo y la presencia de punteros láser dirigidos hacia él y a algunos jugadores.   Continuación...

 
El lateral brasileño del Barcelona Daniel Alves se quejó de haber recibido insultos racistas en el partido de semifinales de Copa del Rey contra el Real Madrid y consideró una "guerra perdida" la lucha contra esta cuestión en España. En la imagen, Alves (izquierda) lucha por un balón con Cristiano Ronaldo durante el partido del miércoles en el Bernabéu. REUTERS/Sergio Pérez