Armstrong se siente como el "cabeza de turco" del ciclismo

miércoles 30 de enero de 2013 18:17 CET
 

PARÍS (Reuters) - Lance Armstrong se siente como la cabeza de turco de un deporte en el que siempre ha habido trampas, según dijo el miércoles el ciclista caído en desgracia.

Preguntado sobre si se sentía el "chivo expiatorio de todo un deporte/sistema", Armstrong, que fue sancionado de por vida y desposeído de sus siete títulos del Tour de Francia por dopaje, declaró a Cyclingnews (www.cyclingnews.com) en una entrevista exclusiva por correo electrónico: "De hecho sí, así me siento. Pero entiendo el por qué. Todos somos responsables de lo que hacemos".

Armstrong, de 41 años, confesó este mes que se dopado durante su carrera y que consumió sustancias ilegales desde mediados de los 90 hasta 2005.

Él cree, sin embargo, que todas las generaciones del ciclismo han hecho trampas.

"Mi generación no era diferente de cualquier otra. La 'ayuda' ha evolucionado allí durante años, pero el hecho es que nuestro deporte es condenadamente difícil, el Tour se inventó como un 'artimaña' (...) y durante un siglo todos (los corredores) buscaron ventajas", dijo.

"Desde viajar en trenes hace 100 años hasta la EPO ahora. Ninguna generación ha estado exenta ni 'limpia'. Ni la de Merckx, ni la de Hinault, ni la de LeMond, ni la de Coppi, ni la de Gimondi, ni la de Indurain, ni la de Anquetil, ni la de Bartali, ni la mía".

El texano, que se mostró muy crítico con la Unión Ciclista Internacional y su presidente, Pat McQuaid, pidió una comisión de verdad y reconciliación como único modo de salir de la crisis.

"Esto es sobre el ciclismo, pero para ser sinceros, se trata de TODOS los deportes de resistencia. Linchar públicamente a un hombre y a su equipo no solucionará el problema", agregó.

Además se mostró convencido de que el ciclismo superará la crisis.

"El ciclismo nunca morirá, solo permanecerá a fuego lento. Cero crecimiento. Fuga de patrocinadores, carreras canceladas, eso es lo que estamos viendo", afirmó.

"El ciclismo permanecerá plano o en negativo durante más de una década, lo que es una pena para los jóvenes talentos que hay".

 
Lance Armstrong se siente como la cabeza de turco de un deporte en el que siempre ha habido trampas, según dijo el miércoles el ciclista caído en desgracia. Imagen de archivo de Armstrong en una sesión sobre el cáncer durante la conferencia de la Clinton Global Initiative celebrada en septiembre de 2010 en Nueva York. REUTERS/Lucas Jackson