El Shanghai Shenhua cuestiona el fichaje de Drogba por el Galatasaray

miércoles 30 de enero de 2013 10:33 CET
 

SHANGHÁI (Reuters) - El contrato del delantero de Costa de Marfil Didier Drogba con el Shanghai Shenhua sigue estando en vigor y su traspaso de esta semana al club turco Galatasaray es una violación de esos términos, dijo el club chino el miércoles.

Drogba llegó el lunes a un acuerdo de 18 meses con el equipo de Estambul, en un contrato que incluye una tasa de traspaso de seis millones de euros, un salario de 15.000 euros por encuentro y el pago de cuatro millones de euros al fichar.

Sin embargo, el Shanghai Shenhua dijo que el acuerdo había violado el contrato del club con Drogba y que estaban dispuestos a trasladar el asunto a la FIFA, organismo rector del fútbol mundial.

"El club está profundamente impactado", dijo el equipo de la Super League china en un comunicado publicado en su página web.

"Drogba sigue siendo miembro del Shanghai Shenhua Football Club ya que el contrato entre las dos partes sigue estando dentro del período de validez", agregó sobre el acuerdo que firmó Drogba el pasado julio por dos años y medio.

"El Shanghai Shenhua Football Club está preparado para reunir pruebas y presentar los resultados a la FIFA para proteger sus intereses".

El futbolista de 34 años, que actualmente disputa con Costa de Marfil la Copa Africana de Naciones en Sudáfrica, optó por jugar en China después de conquistar la Liga de Campeones con el Chelsea el pasado mayo.

Antes de firmar por el Galatasaray, Drogba había pedido permiso para salir cedido durante la pretemporada china pero la FIFA rechazó su petición.

La semana pasada, su compañero en el Shenhua Nicolás Anelka se marchó a la Juventus en calidad de cedido.

 
El contrato del delantero de Costa de Marfil Didier Drogba con el Shanghai Shenhua sigue estando en vigor y su traspaso de esta semana al club turco Galatasaray es una violación de esos términos, dijo el club chino el miércoles. En la imagen, de 14 de noviembre, el delantero Didier Drogba. REUTERS/ Dominic Ebenbichler