29 de enero de 2013 / 19:48 / hace 5 años

Eufemiano Fuentes dice que tenía clientes también en fútbol y tenis

El médico español Eufemiano Fuentes, acusado de orquestar una trama de dopaje en el mundo del ciclismo, declaró el martes ante un tribunal que también tenía clientes en otros deportes como fútbol, tenis, atletismo y boxeo después de que finalmente compareciera en un esperadísimo juicio. En la imagen, Eufemiano Fuentes llega al juzgado el 28 de enero. REUTERS/Sergio Perez

MADRID (Reuters) - El médico español Eufemiano Fuentes, acusado de orquestar una trama de dopaje en el mundo del ciclismo, declaró el martes ante un tribunal que también tenía clientes en otros deportes como fútbol, tenis, atletismo y boxeo después de que finalmente compareciera en un esperadísimo juicio.

Fuentes y los otros cuatro procesados comparecen ante un tribunal madrileño casi siete años después de que la Guardia Civil se incautara de esteroides anabolizantes, material para hacer transfusiones y bolsas de plasma en la llamada “Operación Puerto”.

El juicio ha atraído la atención internacional ya que las autoridades antidopaje, que están representadas en el tribunal, esperan que finalmente pueda proporcionar pruebas sobre un comportamiento ilegal por parte de los deportistas en otras disciplinas más allá del ciclismo.

Expertos legales dicen que también podría cambiar la forma en que la justicia de todo el mundo responde al dopaje.

Fuentes, que rechaza las acusaciones de dopaje, debía haber comparecido ante el tribunal el lunes en la apertura del juicio oral pero su testimonio fue aplazado mientras la juez Julia Santamaría lidiaba con cuestiones procesales.

A su llegada al juzgado el martes, acompañado por su abogado, el médico volvió a encontrarse con una multitud de fotógrafos y cámaras y antes de comparecer Santamaría aceptó la petición de la Fiscalía de que el ciclista estadounidense caído en desgracia Tyler Hamilton fuera llamado como testigo más tarde en el juicio.

La juez también dijo que consideraría una petición de la Agencia Mundial Antidopaje (AMA) para acceder a las bolsas de sangre, dándoles tres días para proporcionar una justificación por escrito.

TRANSFUSIONES DE SANGRE

Vestido con traje azul oscuro, camisa blanca y corbata a rayas y con las gafas sujetas con un cordón al cuello, Fuentes respondió durante unas tres horas a las preguntas de Santamaría sobre las transfusiones y otros servicios que proporcionó.

Dado que la legislación española no contemplaba el delito de dopaje cuando tuvieron lugar las redadas policiales en 2006, Fuentes y sus compañeros acusados, incluida su hermana Yolanda, están siendo juzgados por un delito contra la salud pública y la fiscalía del Estado ha pedido penas de prisión de dos años.

Hablando de forma clara y confiada, Fuentes describió con todo lujo de detalles cómo había ayudado a los deportistas a controlar la proporción de glóbulos rojos en su sangre haciendo extracciones si los niveles eran demasiado altos e inyectando sangre almacenada si eran bajos.

Las bolsas de sangre, parte de las cuales contenían trazas de eritropoyetina (EPO), fueron relacionadas con una gran cantidad de ciclistas profesionales, entre los que estaban el alemán Jan Ullrich y el italiano Ivan Basso, que fueron excluidos del Tour de Francia de 2006.

Basso, bicampeón del Giro de Italia, deberá aportar pruebas el mes que viene junto con Alberto Contador, el español que fue desposeído de uno de sus tres Tour de Francia tras dar positivo por una sustancia prohibida.

Fuentes dijo a la juez que había trabajado con deportistas “de todo tipo”. Mencionó específicamente el ciclismo, el fútbol, el tenis, el atletismo y el boxeo, pero dijo que una mayoría abrumadora eran ciclistas.

Santamaría no le preguntó sobre ningún otro deporte o sobre los nombres o nacionalidades de sus clientes.

Las bolsas de sangre tenían códigos numéricos y nombres de cada cliente y Santamaría le preguntó a Fuentes por qué era necesaria esa discreción y por qué algunos de los tratamientos tuvieron lugar en hoteles de Madrid.

“Los clientes a veces pedían también poner un alias, que siempre es más corto que un nombre y un apellido”, dijo Fuentes.

Sobre los hoteles, añadió: “El deportista pedía privacidad para no coincidir con otros en el laboratorio. Si te quieres hacer un aumento de pecho no quieres encontrarte con alguien al que has conocido en la clínica”.

SUSTANCIAS ILEGALES

Después de que Santamaría acabara con su interrogatorio de tres horas, Fuentes contestó a una serie de preguntas del fiscal del Estado antes de que llegara el turno de los abogados representantes de organizaciones como la AMA, la Federación Española de Ciclismo (RFEC) y la Unión Ciclista Internacional (UCI).

Sin embargo, Fuentes informó a la juez de que ejercería su derecho a no contestar y se mantuvo sentado con rostro sombrío mientras se leían una letanía de preguntas sobre transfusiones de sangre, las sustancias ilegales incautadas y otras cuestiones para el acta judicial.

Está previsto que los otros cuatro acusados presten declaración el miércoles.

En plena lucha de Madrid con Estambul y Tokio por la organización de los Juegos Olímpicos de 2020, el Gobierno español espera que el juicio ayude a disipar la impresión de que la justicia ha sido indulgente con el dopaje, especialmente en el ciclismo.

El juicio, que se espera termine a mediados de mayo, pondrá sobre la mesa los problemas del ciclismo con las sustancias dopantes ilegales poco después de que el ciclista estadounidense Lance Armstrong admitiera haberse dopado en los siete Tour de Francia que ganó durante su carrera.

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below