Los principales tenistas se salen con la suya en los controles de dopaje

domingo 27 de enero de 2013 13:10 CET
 

MELBOURNE (Reuters) - Novak Djokovic, Andy Murray y otros de los tenistas más destacados que están pidiendo más controles de sangre podrían ver sus deseos cumplidos en 2013 con la introducción de los pasaportes biológicos en el tenis.

Después de que Lance Armstrong confesara la semana pasada que se había dopado en los siete Tours de Francia que ganó, varios de los tenistas más destacados del Abierto de Australia han puesto de manifiesto que se han sometido a una cantidad relativamente baja de análisis de sangre.

El número uno del mundo, Djokovic, dijo la semana pasada que no le habían hecho un análisis de sangre "en seis ó siete meses".

El pasaporte biológico es un método de controlar parámetros biológicos seleccionados en el tiempo, más que tratar de detectar sustancias individuales, y fue considerado como una de las principales razones para el éxito a la hora de pillar a tramposos en el ciclismo.

"Lo estamos analizando muy, muy de cerca y creo que hay una buena oportunidad de que esté operativo probablemente hacia finales de 2013", dijo el doctor Stuart Miller, director de los esfuerzos antidopaje de la Federación Internacional de Tenis (ITF), a BBC radio.

En 2011, la ITF realizó sólo 21 análisis de sangre fuera de competición y 131 en total, una cifra muy por debajo de los controles de orina, que alcanzaron los 2.019.

En el Master de París del pasado octubre, el campeón del Abierto de Estados Unidos, Murray, hizo un llamamiento para que se hicieran más análisis de sangre en tenis, un punto de vista compartido en Melbourne por Roger Federer y Djokovic.

Los controles de sangre son más caros de administrar que los de orina y Miller admitió que estaban sujetos a una serie de restricciones financieras.

El Programa Antidopaje del Tenis, que opera con la Agencia Mundial Antidopaje (WADA) es un proyecto financiado por la ITF junto con los torneos masculinos (ATP) y femeninos (WTA) y los Grand Slam.   Continuación...

 
Novak Djokovic, Andy Murray y otros de los tenistas más destacados que están pidiendo más controles de sangre podrían ver sus deseos cumplidos en 2013 con la introducción de los pasaportes biológicos en el tenis. En la imagen de archivo, Djokovic calienta antes de un partido en el Abierto de Australia. REUTERS/Stringer