Los problemas crecen para el Real Madrid y Mourinho

viernes 25 de enero de 2013 14:13 CET
 

MADRID (Reuters) - En lugar de celebrar su pase a semifinales de la Copa del Rey esta semana, el Real Madrid está sopesando el coste de unos días turbulentos que podrían hacer descarrilar completamente su temporada.

El triunfo del Madrid sobre el Valencia en cuartos de final (2-0 en la ida y 1-1 en la vuelta) ha puesto en marcha un gran duelo con sus principales rivales, el Barcelona, que eliminaron al Málaga por 4-2 el jueves tras empatar 2-2 en el primer partido.

El Barça, líder de la Liga, ya tiene una ventaja aparentemente inalcanzable de 15 puntos sobre el Madrid en ese torneo, y José Mourinho ha descartado las posibilidades de su equipo de retener el título.

En su lugar, Mourinho se ha centrado en la Copa del Rey y en la Liga de Campeones y tiene que negociar lo que podría ser una semana crucial en la temporada del equipo y su futuro en el Bernabéu a principios de marzo.

El Madrid recibe al Barça en el partido de ida de la Copa el miércoles, y la vuelta en el Nou Camp está prevista para el 26-27 de febrero, justo antes del clásico en el Bernabéu el fin de semana del 2-3 de marzo.

Los madridistas juegan el partido de vuelta de octavos de final de la Liga de Campeones en casa del Manchester United el 5 de marzo.

"Una nueva tormenta de clásicos: tres en un mes", dijo el diario deportivo el viernes, recordando los cuatro enfrentamientos que los dos equipos jugaron en 18 días en abril y mayo de 2011.

Después de dos años y medio en el cargo, el futuro de Mourinho en el Madrid está bajo escrutinio como nunca antes, y el técnico entra en unas críticas cinco semanas con los problemas creciendo en el club.

Su primer portero Iker Casillas se fracturó un hueso en su mano izquierda contra el Valencia esta semana, y los medios han informado que podría estar fuera de acción entre seis y ocho semanas.   Continuación...

 
En lugar de celebrar su pase a semifinales de la Copa del Rey esta semana, el Real Madrid está sopesando el coste de unos días turbulentos que podrían hacer descarrilar completamente su temporada. En la imagen, José Mourinho en la banda durante el partido de vuelta de cuartos de final de la Copa del Rey contra el Valencia, en el estadio Mestalla, en Valencia, el 23 de enero de 2013. REUTERS/Heino Kalis