Stephens continúa impresionando y ya está en cuartos de Melbourne

lunes 21 de enero de 2013 11:01 CET
 

MELBOURNE (Reuters) - La tenista estadounidense Sloane Stephens reafirmó sus credenciales como posible sucesora de Serena Williams clasificándose el lunes para cuartos de final del Abierto de Australia, mientras que la defensora del título Victoria Azarenka avanzó con un implacable estado de forma.

La estadounidense de 19 años alcanzó sus primeros cuartos de final en un torneo de grand slam con un peleado 6-1, 3-6 y 7-5 frente a la serbia Bojana Jovanovski en el Hisense Arena.

Ambas lucharon con su servicio en un tenso set final, pero Stephens, cabeza de serie número 29, se mantuvo firme asegurándose los 263.000 dólares (unos 197.000 euros) diarios.

"Estoy segura de que mi madre tuvo cuatro ataques al corazón", dijo Stephens en la pista, arrancando una sonrisa de la multitud.

Stephens, cuyo anterior mejor registro fue llegar a cuarta ronda de Roland Garros, se enfrentará a su compatriota Williams o la rusa Maria Kirilenko, cabeza de serie número 14, quienes jugarán en la sesión de tarde en el Rod Laver Arena.

En cuartos podría darse un enfrentamiento entre dos estadounidenses, algo que no sucede desde 2010 cuando Serena Williams ganó el título y su hermana Venus quedó eliminada en dicha ronda.

La número uno del mundo, Azarenka, tuvo un pase mucho más relajado imponiéndose en menos de una hora por 6-1 y 6-1 a la rusa Elena Vesnina, quien ocupa el puesto 47 de la clasificación mundial.

Con Williams en cuarta ronda, el número uno de Azarenka sigue en la cuerda floja y sólo una exitosa defensa del título le permitiría mantenerlo.

 
La tenista estadounidense Sloane Stephens reafirmó sus credenciales como posible sucesora de Serena Williams clasificándose el lunes para cuartos de final del Abierto de Australia, mientras que la defensora del título Victoria Azarenka avanzó con un implacable estado de forma. En la imagen, de 21 de enero, la tenista estadounidense Sloane Stephens durante el encuentro contra Bojana Jovanovski en Melbourne Park. REUTERS/Damir Sagolj