Guadiola: "Mi ambición es entrenar en Inglaterra"

miércoles 16 de enero de 2013 14:41 CET
 

MADRID (Reuters) - Pep Guardiola considera "fascinante" el fútbol inglés y su ambición es entrenar a un club de la Premier League en el futuro, dijo el cotizado ex técnico del Barcelona.

Guardiola, de 41 años, se ha tomado un año sabático tras conseguir con el Barcelona 14 títulos en cuatro temporadas, entre ellos dos Ligas de Campeones y tres títulos de Liga consecutivos, y este mes confirmó que la próxima temporada volverá a los banquillos.

Los medios de comunicación han vinculado al entrenador con el Chelsea, Manchester United y Manchester City - todos de la Premier - así como con el Bayern de Múnich de la Bundesliga y el París St Germain francés.

"Siempre me ha parecido que el fútbol inglés es muy fascinante, por el ambiente, el público y los aficionados", dijo Guardiola, en unas declaraciones desde Nueva York, donde vive con su familia, en un mensaje en la web de la Federación Inglesa (www.thefa.com).

"Como jugador, no pude cumplir mi sueño de jugar allí pero espero en el futuro tener el reto de ser entrenador o mánager allí y sentir la experiencia de todos los entrenadores y jugadores que han ido allí", dijo.

"Jugar en esa liga es único. Quiero sentir a los aficionados, el ambiente, los medios y el estilo de los jugadores y todo.

"Todavía soy joven, sólo tengo 41 años, así que espero en el futuro poder entrenar allí y disfrutarlo".

Guardiola hizo las declaraciones a la FA con motivo de las celebraciones de su 150 aniversario.

"Me gustaría felicitar y desear feliz cumpleaños por los 150 años del fútbol inglés y a todas las personas relacionadas con el fútbol inglés", dijo.

"Disfrutadlo, porque os lo merecéis y habéis sido muy importantes en el desarrollo de nuestro precioso, precioso juego".

 
Pep Guardiola considera "fascinante" el fútbol inglés y su ambición es entrenar a un club de la Premier League en el futuro, dijo el cotizado ex técnico del Barcelona. En la imagen de archivo, Guardiola sonríe durante un partido benéfico en Barcelona, el 27 de mayo de 2012. REUTERS/Gustau Nacarino