El Barça, alerta por los intentos de Guardiola para llevarse jugadores

martes 15 de enero de 2013 17:02 CET
 

MADRID (Reuters) - El Barcelona ha advertido a su ex entrenador Pep Guardiola sobre intentar llevarse a cualquiera de sus jugadores cuando finalmente decida en qué club va a entrenar la próxima temporada.

Guardiola se convirtió en el técnico más exitoso de Barça al conseguir 14 títulos en cuatro años antes de dejar el banquillo azulgrana el pasado mayo para tomarse un año sabático, y en los últimos días ha habido mucha especulación en los medios sobre dónde podría volver a entrenar.

"Para todos los aficionados del Barça será duro ver a Pep entrenando a otro equipo pero nos acostumbraremos", dijo el presidente del Barça Sandro Rosell a la radio RAC.1.

"Espero que ponga su atención en otros jugadores, y no en los nuestros, cuando se trate de construir su nuevo proyecto".

Rosell dijo además que los recientes acercamientos sin éxito del Manchester City prueban que será difícil tentar a sus jugadores y cuerpo técnico para dejar al líder de la Liga.

El ex directivo del Barcelona Ferran Soriano y el anterior director deportivo Txiki Begiristain trabajan ahora para el equipo de la Premier League.

"Tengo confianza en nuestros jugadores y no veo que ninguno quiera irse", apuntó Rosell.

"Ya ha habido ofensivas del City a todos los niveles de la estructura de nuestro club y nadie quiere irse. Han intentado pescar aquí pero nadie ha picado".

El sucesor de Guardiola, su ex ayudante Tito Vilanova, ha llevado al equipo a la primera posición de la Liga, con una ventaja de 11 puntos sobre el segundo, el Atlético de Madrid, y el miércoles recibirá al Málaga en el partido de ida de cuartos de final de la Copa del Rey.

 
El Barcelona ha advertido a su ex entrenador Pep Guardiola sobre intentar llevarse a cualquiera de sus jugadores cuando finalmente decida en qué club va a entrenar la próxima temporada. En la imagen de archivo, el presidente del Barcelona Sandro Rosell a su llehada a una rueda de prensa en la ciudad deportiva de Sant Joan Despi, cerca de Barcelona, el 19 de diciembre de 2012. REUTERS/Gustau Nacarino