12 de enero de 2013 / 9:55 / hace 5 años

PREVIA-Djokovic y Serena, favoritos en un tórrido Abierto de Australia

Incluso con sus principales rivales señalando como favoritos a Novak Djokovic y Serena Williams en el Abierto de Australia que dará comienzo este lunes, es tentador considerar este estatus en el primer torneo de la temporada como demasiado aventurado. En la imagen, Djokovic (derecha) señala la cámara con Federer (centro) y Tsonga detrás en Melbourne el 12 de enero. REUTERS/Tim Wimborne

SÍDNEY (Reuters) - Incluso con sus principales rivales señalando como favoritos a Novak Djokovic y Serena Williams en el Abierto de Australia que dará comienzo este lunes, es tentador considerar este estatus en el primer torneo de la temporada como demasiado aventurado.

Por muy bien que ambos estén jugando, deberían tener en cuenta que el calor brutal, unos oponentes inspirados y las desgraciadas lesiones han desbaratado más de una certeza durante los últimos años en Melbourne Park.

Djokovic ha sido respaldado nada menos que por Roger Federer para conseguir lo que ni el suizo ha sido capaz de hacer en su extraordinaria carrera, ganar tres Abiertos de Australia consecutivos.

El serbio número uno del mundo se siente a gusto con el calor y con una superficie que hace que la pelota bote alta y lenta, y ha ganado tres de los cinco Abiertos de Australia que ha disputado.

La condiciones favorecen a los más fuertes físicamente y hay pocos en mejor forma física que Djokovic como demostró el año pasado, derrotando a Andy Murray en una semifinal de cinco sets e imponiéndose después a Rafa Nadal en la final más larga de la historia del Grand Slam.

Un Nadal lastrado por las lesiones no jugará este año, dejando a Djokovic en su mitad cuadro con el menos temible David Ferrer como posible rival para semifinales.

Murray y Federer han quedado al otro lado del cuadro y, puede que por primera vez, el escocés es más favorito que el 17 veces campeón de grand slam después de que consiguiera entrar en el club de los campeones de grandes torneos con el triunfo del año pasado en el Abierto de Estados Unidos.

Además de acabar con su sequía de títulos de Grand Slam, el británico logró el oro olímpico en casa el pasado verano y debería sentirse liberado de la tensión que contribuyó a sus derrotas en las finales de Melbourne en 2010 y 2011.

Federer, cuatro veces campeón en Australia, no puede ser aún descartado para un gran torneo, particularmente después de que el suizo de 31 años tuviera un destacable renacimiento en Wimbledon el año pasado que le permitió recuperar momentáneamente el número uno en la clasificación de la ATP.

El español Ferrer, que disfrutó del mejor año de su carrera en 2012, y el checo Tomas Berdych podrían ser buenas apuestas para alcanzar la final si no estuvieran en el mismo lado del cuadro que Djokovic.

El sexto cabeza de serie Juan Martín del Potro tiene buenos emparejamientos y se ha recuperado físicamente de la lesión de muñeca que casi acaba con su carrera en 2010.

En cualquier caso, el argentino no ha alcanzado aún la forma que le hizo ganar el Abierto de Estados Unidos en 2009 en otro grand slam y no ha logrado pasar de cuartos en ninguno de los grandes torneos desde su regreso.

GRAN FAVORITA

En el cuadro femenino, Williams es clara favorita para una sexta corona después de un demoledor regreso a la élite del tenis mundial el año pasado con los títulos de Wimbledon y el Abierto de Estados Unidos.

La tenista de 31 años ha ganado 35 de sus últimos 36 partidos y domina en las apuesta para lograr un tercer grand slam consecutivo y el número 16 de su carrera.

Victoria Azarenka es la actual campeona, pero el precario rendimiento de la número uno del mundo contra la estadounidense, que la ha ganado 11 de su 12 enfrentamientos, puede suponer un muro psicológico para la bielorrusa en su probable enfrentamiento en semifinales.

Azarenka empezó fuerte el año pasado, con una racha de 26 partidos invicta, pero este año una absurda lesión resultante de una pedicura la obligó a retirarse de las semifinales contra Williams en el torneo de preparación de Brisbane.

La bielorrusa de 23 años dijo en el sorteo del viernes que ya estaba recuperada y que estaba contenta con la preparación para su primera defensa de un título de Grand Slam.

Maria Sharapova, campeona en 2008, fue derrotada por Azarenka en la final del año pasado y también tuvo que retirarse de Brisbane por un problema en la clavícula.

La rusa también dijo el viernes estar en forma para competir en Melbourne y, como segunda cabeza de serie, quedó en el otro lado del cuadro de Williams y Azarenka.

Además de Williams, la otra jugadora que ha demostrado estar en buena forma en este comienzo de año es la cuarta cabeza de serie, Agnieszka Radwanska, que logró encadenar nueve victorias consecutivas ganando los torneos de preparación de Auckland y Sydney.

La polaca, derrotada en la final de Wimbledon por Williams el año pasado, llegará a Melbourne confiada en que su juego de dominio de toda la pista pueda ser suficiente para derrotar a oponentes más fuertes.

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below