ENTREVISTA- Sergio Pérez se adapta a su nueva vida en McLaren

miércoles 9 de enero de 2013 21:06 CET
 

LONDRES (Reuters) - Pese a aparecer en la puerta principal de la fábrica en un deportivo McLaren de color naranja brillante y de recibir una ovación en pie de los 500 miembros del personal del equipo, Sergio Pérez se esforzaba por comprender lo mucho que su vida había cambiado.

"Creo que no aún no lo he asimilado", sonrió el mexicano de 22 años de edad, en una entrevista con Reuters el miércoles, después de su primer día de trabajo con los eternos candidatos al título de la Fórmula Uno.

"Se necesita algún tiempo para darte cuenta de que estás en el mejor equipo del mundo, que eres parte del mejor equipo", dijo el piloto que fue fichado para reemplazar a Lewis Hamilton.

"Es muy fácil acostumbrarse a esto", dijo sonriente 'Checo' sobre el McLaren MP4-12C Spider de 195.000 libras que utilizó para llegar hasta la fábrica. "Creo que los cambios reales vienen en términos de presión, resultados y trabajo".

Pérez tiene razón en eso. Durante los últimos dos años ha estado con Sauber, un ordenado equipo suizo de mitad de tabla que saca el máximo provecho de sus recursos sin generar demasiada emoción.

McLaren está en otra dimensión, aunque a veces Pérez superó a sus dos pilotos la temporada pasada en los tres podios que logró.

Pérez, el primer mexicano en más de 40 años con posibilidades de ganar un gran premio, sabe que su país espera tanto o más que él de McLaren.

Hamilton no es fácil de sustituir, pero Pérez se medirá por encima de todo a su compañero de equipo, Jenson Button, el fino y experimentado campeón mundial de 2009 que ganó tanto la primera como la última carrera de 2012.

EL NOMBRE DE SENNA   Continuación...

 
Pese a aparecer en la puerta principal de la fábrica en un deportivo McLaren de color naranja brillante y de recibir una ovación en pie de los 500 miembros del personal del equipo, Sergio Pérez se esforzaba por comprender lo mucho que su vida había cambiado. En la imagen de archivo, Pérez se ajusta la gorra en unos entrenamientos en Suzuka, el 5 de octubre de 2012. REUTERS/Kim Kyung-Hoon