Bulgaria y Hungría jugarán a puerta cerrada por conducta racista

martes 8 de enero de 2013 20:56 CET
 

BERNA (Reuters) - Bulgaria y Hungría deberán jugar sus próximos partidos de clasificación para el Mundial 2014 en casa a puerta cerrada después de que sus seguidores fueran declarados culpables de mantener una conducta racista y antisemita en los últimos partidos, dijo el martes la FIFA.

Bulgaria fue sancionada después de que, en octubre, un grupo de seguidores profirieran insultos racistas contra el danés Patrick Mtiliga cada vez que tocaba el balón, tras entrar al campo en la segunda mitad del partido de clasificación disputado en Sofía.

El castigo de Hungría se debió a los cánticos antisemitas de sus aficionados en un amistoso en casa en agosto contra Israel.

En ambos casos, el comité disciplinario de la FIFA advirtió de que una repetición de estos hechos podría dar lugar a penas más severas que incluirían una posible penalización de puntos, la suspensión del partido o incluso la descalificación de la competición.

En una declaración redactada de forma inusualmente contundente, la FIFA describió los incidentes de Sofía como "ofensivos, denigrantes y discriminatorios", mientras que los incidentes de Budapest fueron calificados de "abominables".

Las sanciones llegan después de que la UEFA, la organización homóloga de la FIFA en Europa, fuera acusada de ser demasiado indulgente con casos de racismo, dejando que los clubes infractores se marcharan con simples multas.

Oporto, Lazio y Serbia han sido multados por casos recientes de racismo por el comité disciplinario del fútbol europeo, aunque la propia UEFA ha apelado la decisión de Serbia, en relación con un partido sub-21 en casa ante Inglaterra, y pidió sanciones más fuertes.

Bulgaria, cuyo próximo partido en casa en el Grupo B será contra Malta en marzo, también fue multada con 35.000 francos suizos (unos 29.000 euros) y Hungría, que recibe también en marzo a Rumanía en el Grupo D, fue multada con 40.000 francos.

El partido de Hungría es potencialmente decisivo ya que los dos equipos están igualados en el segundo puesto con nueve puntos, tres menos que los líderes y claros favoritos, Holanda.

 
Bulgaria y Hungría deberán jugar sus próximos partidos de clasificación para el Mundial 2014 en casa a puerta cerrada después de que sus seguidores fueran declarados culpables de mantener una conducta racista y antisemita en los últimos partidos, dijo el martes la FIFA. En la imagen de archivo, seguidores húngaros despliegan una bandera durante un partido de clasificación para la Eurocopa contra Holanda el 25 de marzo de 2011. REUTERS/Laszlo Balogh