Los campeones brasileños de mundiales reciben primas 50 años después

martes 8 de enero de 2013 20:31 CET
 

SAO PAULO (Reuters) - Los campeones brasileños de los mundiales de fútbol de 1958, 1962 y 1970 han recibido una prima y una pensión por parte del Gobierno en una acción controvertida que ha dividido a la opinión pública.

El Ministerio de Deportes de Brasil dijo que 54 jugadores o sus herederos recibirían una prima de 100.000 reales brasileños (37.000 euros) y también se les concedería una pensión mensual de 3.916 reales brasileños.

El ministro de Seguridad Social calificó los pagos como "un acto de justicia" que reconocen el papel de los campeones mundiales brasileños en el desarrollo del país.

Algunos brasileños creen que estos jugadores pusieron el país en el mapa y también hicieron de su país una potencia futbolística.

El equipo de 1970 en particular, gracias a la llegada del color a la televisión y a la brillantez de jugadores como Pelé, Jairzinho, Rivelino y Tostao, captó la atención de todo el mundo y sigue siendo considerado uno de los grandes equipos de todos los tiempos.

"Creo que el pueblo brasileño reconoce la deuda que tenemos con estos deportistas", dijo el ministro de Deportes, Aldo Rebelo.

"Cabe destacar que el fútbol por aquel entonces no ofrecía los salarios y el patrocinio de hoy en día. Los deportistas eran casi como artesanos y el país no puede concebir que estas personas que levantaron el nombre del país estén pasando por momentos difíciles ", añadió Rebelo.

Muchos jugadores dijeron que el dinero iba a transformar sus vidas. A excepción de Pelé, muy pocos viven cómodamente dado que en sus carreras no tenían los salarios de los que disfrutan las grandes estrellas de hoy en día.

"Cerca del 85 por ciento de los jugadores llevan una vida de clase media o baja", dijo Marcelo Neves, hijo del dos veces campeón del mundo Gilmar y ahora presidente de una asociación de ex jugadores.   Continuación...

 
El Ministerio de Deportes de Brasil dijo que 54 jugadores o sus herederos recibirían una prima de 100.000 reales brasileños (37.000 euros) y también se les concedería una pensión mensual de 3.916 reales brasileños. En la imagen de archivo, Pelé (izq) saluda al ministro de Deportes, Aldo Rebelo. REUTERS/Ueslei Marcelino