Serena llega relajada a Melbourne Park, en busca su sexto título

martes 8 de enero de 2013 14:19 CET
 

MELBOURNE (Reuters) - El reciente descubrimiento de que la tranquilidad es un aliado útil en la persecución de la gloria ha situado a Serena Williams en una posición privilegiada para ganar su tercer título de grand slam consecutivo en el Abierto de Australia la semana que viene.

La Williams de las rabietas explosivas dentro de la pista y los dramas fuera de ella prácticamente se ha desvanecido, y una versión más calmada y madura llega a Melbourne Park con un juego que rivaliza con el que mostró en el mejor momento de su brillante carrera.

Los expertos están hablando de la posibilidad de una segunda parte del "Serena Slam" - ganar cuatro torneos de grand slam de forma consecutiva pero no en un año natural, que completó en las temporadas 2002-2003 - y la propia Williams cree que lo mejor aún está por llegar.

"He visto muchos partidos antiguos en YouTube, y siento que ahora mismo estoy jugando parte de mi mejor tenis", dijo tras ganar el torneo internacional de Brisbane el fin de semana.

"Siento que aún quiero hacerlo mejor y jugar mejor, y siempre he sentido que podía jugar mejor".

Sus tranquilos preparativos para el primer grand slam del año suponen un marcado contraste con su problemática preparación para el torneo de 2012, cuando llegó a Melbourne con una lesión en el pie tras una temporada plagada por enfermedades y lesiones.

Tras haber jugado dos partidos en cinco meses, Williams sufrió una lesión de ligamentos en el tobillo en el torneo de preparación de Brisbane, y duró cuatro rondas en Melbourne Park antes de ser eliminada por la rusa Ekaterina Makarova.

La eliminación en primera ronda del Abierto de Francia desató otra ronda de obituarios sobre su carrera a manos de los especialistas.

Pero Williams, que el año anterior sobrevivió a un coagulo sanguíneo en los pulmones que puso en peligro su vida, comenzó a recuperar su juego con la ayuda del técnico francés Patrick Mouratoglou.   Continuación...

 
El reciente descubrimiento de que la tranquilidad es un aliado útil en la persecución de la gloria ha situado a Serena Williams en una posición privilegiada para ganar su tercer título de grand slam consecutivo en el Abierto de Australia la semana que viene. En la imagen, Serena llega a una sesión de fotos en el torneo internacional de Brisbane, el 6 de enero de 2012. REUTERS/Daniel Muñoz