7 de enero de 2013 / 12:37 / hace 5 años

PREVIA-Djokovic espera ampliar su supremacía en Melbourne Park

El actual campeón Novak Djokovic vuelve al Abierto de Australia en busca de su tercer título consecutivo en Melbourne Park, donde el recuerdo de la agónica final del año pasado contra Rafael Nadal permanece aún sobre la pista central azul del Rod Laver Arena. En la imagen, el tenista serbio Novak Djokovic saluda a la afición tras derrotar al español Fernando Verdasco en la final de la Copa Hopman, en Perth, Australia, el 5 de enero de 2013. REUTERS/Stringer

MELBOURNE (Reuters) - El actual campeón Novak Djokovic vuelve al Abierto de Australia en busca de su tercer título consecutivo en Melbourne Park, donde el recuerdo de la agónica final del año pasado contra Rafael Nadal permanece aún sobre la pista central azul del Rod Laver Arena.

La épica final de récord del año pasado, que duró cinco horas y 53 minutos, dio a Djokovic su quinto título de Grand Slam haciendo del serbio de 25 años el hombre fuerte indiscutible del tenis.

El maratoniano partido serviría también como presagio para la temporada de Djokovic, que sufrió el asedio de sus “cuatro grandes” rivales pero superó un año de desgaste con su puesto de número uno del mundo intacto.

Si 2011 fue el año en que Djokovic se disparó hacia la estratosfera al ganar tres títulos de grand slam y obtuvo una sorprendente marca de 41 victorias consecutivas, en 2012 volvió suavemente a la Tierra.

Tras ganar su tercer Abierto de Australia, Djokovic no sumó más títulos importantes a su cuenta del año, que se repartieron entre Rafa Nadal, Roger Federer y Andy Murray.

Federer, que rompió la defensa de Djokovic en Wimbledon en semifinales en su camino para levantar su 17 gran trofeo, obtuvo incluso el primer puesto del ranking mundial del serbio aunque lo perdió menos de cuatro meses después.

Djokovic volvió a probar el sabor de la decepción con la derrota ante el británico Murray en semifinales de los Juegos Olímpicos de Londres, donde también perdió el bronce ante el argentino Juan Martín Del Potro.

Murray, un buen amigo fuera de las pistas, volvió a anular a Djokovic en una agotadora final a cinco sets en el Abierto de Estados Unidos.

En lugar de hundirse en las sombras mientras el centro de atención se fijaba en otro lugar, Djokovic respondió aplastando a una sucesión de rivales para ganar el siguiente torneo que disputó, al Abierto de China.

También se vengó de su derrota en el Abierto de Estados Unidos deshaciéndose de Murray en el título por el Masters de Shanghái.

INCREÍBLE 2011

El fracaso de Federer en la defensa de su título de campeón del Masters de París devolvió el número uno del mundo a Djokovic, pero no hubo debate sobre si el serbio lo merecía ya que ganó con contundencia las finales del ATP Tour, el último trofeo de la temporada.

La victoria en sets consecutivos en la final contra Federer le proporcionó su sexto título de la temporada y fue aún más impresionante en medio de las preocupaciones por su padre seriamente enfermo.

“Realmente no sabía como iba a seguir después de mi increíble 2011, pero creo que tengo que aprovechar el momento en el que estoy jugando el mejor tenis de mi vida”, dijo el tenista serbio después de ganar su partido 75 del año.

“Fue un año fantástico, en el que tuve que enfrentarme a muchas dificultades también fuera de la pista”.

Djokovic encajó una sorprendente derrota contra el joven australiano Bernard Tomic cuando todavía sufría jet-lag en la Copa Hopman, un torneo por equipos disputado en Perth la semana pasada, y se vio implicado en un altercado con cazadores de autógrafos cuando cedió una valla que los separaba golpeándole una rodilla.

Por otra parte, llega con ventaja al primer gran torneo del año después de ganar un torneo de exhibición en Abu Dhabi y de ayudar a Serbia a ganar la Copa Hopman con una victoria.

Pocos se atreverían a descartarle en Melbourne Park, donde ha reinado durante dos años y recibe una calurosa acogida de la prominente comunidad serbia asentada en la ciudad.

Tampoco habrá temor a que pueda producirse una revancha con Nadal, el hombre que llevó a Djokovic al borde del agotamiento físico y mental en la última final, ya que el tenista español sigue de baja por un virus tras una lesión de rodilla que lo tuvo apartado de las pistas buena parte de la temporada.

La afición del Rod Laver Arena podrá disfrutar de los momentos teatrales de Djokovic, que aunque murmuraba oraciones hacia el cielo en la final ante Nadal, celebró su victoria rompiéndose la camiseta y rugiendo como un poseso.

“Me encanta el Abierto de Australia. Esta pista me trae los mejores recuerdos de mi carrera”, dijo en la Copa Hopman Djokovic, que ganó su primer título de grand slam en Melbourne Park en 2008.

“Obviamente sé que puedo trabajar en algunas cosas más y hacer ajustes para llegar a mi mejor nivel posible”.

“Pero estoy donde debo estar, donde quiero estar en este momento”.

/Por Ian Ransom/

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below