Los Nuggets asestan una nueva derrota a Los Lakers y Gasol sale magullado

lunes 7 de enero de 2013 11:18 CET
 

LOS ÁNGELES (Reuters) - Los Denver Nuggets hundieron a Los Angeles Lakers más en la depresión al ganar el domingo por 112 a 105 pese a los fuegos artificiales de Kobe Bryant en el último cuarto.

Ty Lawson marcó 21 puntos y dio 10 asistencias y Danilo Gallinari anotó cinco de sus 20 puntos en los últimos segundos para frenar la racha de Lakers e imponerles la tercera derrota consecutiva.

Los Lakers (que suman 15 victorias y 18 derrotas) sufrieron más que heridas en el orgullo, ya que Pau Gasol tuvo que abandonar la cancha en el último cuarto tras un golpe con el codo de JaVale McGee que le dejó sangrando por la nariz.

El ala-pívot se retiró con 11 puntos y cinco rebotes.

Además, el pívot Dwight Howard vio agravada su lesión en el hombro derecho y será sometido a pruebas el lunes.

Bryant dio lo mejor de si mismo para rescatar de nuevo a Los Lakers, anotando 18 de sus 29 puntos en el ultimo cuarto, pero su equipo se quedó corto frente a su afición.

Los Angeles perdían de 10 puntos a mitad del último cuarto, aunque remontaron gracias a dos triples de Bryant que les situó a tres a falta de un minuto.

Galliari encestó otro triple para detener la remontada a falta de 13 segundos y lanzó cuatro tiros libres consecutivos para que Denver sumara su vigésima victoria, la tercera en cuatro partidos.

Mientras los Memphis Grizzlies derrotaron a los Phoenix Suns por 92 a 81 con 10 puntos y 12 rebotes de Marc Gasol y los Toronto Raptors de José Manuel Calderón perdieron por 104 a 92 frente a los Oklahoma City de Serge Ibaka, que anotó 19 puntos y ocho rebotes. El extremeño, con 10 puntos y 11 asistencias no pudo evitar la derrota de su equipo.

 
Los Denver Nuggets hundieron a Los Angeles Lakers más en la depresión al ganar el domingo por 112 a 105 pese a los fuegos artificiales de Kobe Bryant en el último cuarto. Los Lakers (que suman 15 victorias y 18 derrotas) sufrieron más que heridas en el orgullo, ya que Pau Gasol tuvo que abandonar la cancha en el último cuarto tras un golpe con el codo de JaVale McGee que le dejó sangrando por la nariz. En la imagen, Gasol atendido tras recibir el golpe en la nariz, el 6 de enero de 2013. REUTERS/Danny Moloshok