Mancini resta importancia a su incidente con Balotelli

viernes 4 de enero de 2013 14:50 CET
 

LONDRES (Reuters) - A pesar de las fotografías de el último choque de Roberto Mancini con Mario Balotelli aparecidas en las portadas de los tabloides británicos el viernes, el entrenador del Manchester City no cree que la relación entre ambos italianos esté rota.

Mancini fue apodado como "Madcini", en un juego de palabras con 'mad' (loco) y el nombre del técnico italiano, por el diario The Sun junto a una foto suya enfrentándose a Balotelli en un entrenamiento el jueves, mientras que la mayoría de los periódicos llegaron a la conclusión de que la tormentosa etapa de Balotelli en el campeón inglés había llegado a su fin.

Sin embargo, Mancini restó importancia al incidente del entrenamiento del viernes, diciendo que había sido exagerado por los medios.

"Mario realizó una entrada a un compañero que yo habría preferido ver en un partido y no contra un compañero", declaró Mancini a la prensa. "Le pedí que abandonara el entrenamiento, él dijo que no y yo le llevé fuera".

"Eso es todo lo que sucedió y nada más que eso".

El mes pasado, Balotelli retiró su apelación contra una sanción disciplinaria que le impuso el club, aceptando una multa de dos semanas de sueldo por una serie de faltas menores bien documentadas tanto fuera como dentro del terreno de juego.

Sin embrago, la armonía parece brillar por su ausencia y Mancini volvió a ser preguntado sobre el futuro en el club del internacional italiano.

"Nada ha cambiado entre Mario y yo y mis opiniones sobre él y que estas cosas ocurran de vez en cuando no han cambiado", dijo.

"¿Tendrá Mario más oportunidades? Yo le daré 100 oportunidades siempre que le vea intentando mejorar y trabajando duro por su equipo".

 
A pesar de las fotografías de el último choque de Roberto Mancini con Mario Balotelli aparecidas en las portadas de los tabloides británicos el viernes, el entrenador del Manchester City no cree que la relación entre ambos italianos esté rota. En la imagen de archivo, Mancini, durante un partido de Liga de Campeones. REUTERS/Phil Noble