27 de diciembre de 2012 / 10:00 / hace 5 años

RESUMEN DEL AÑO-El caso Armstrong sacude al ciclismo, donde reina Wiggins

El escándalo de Lance Armstrong dejó un enorme vacío en los libros de historia del ciclismo y manchó aún más un deporte en un año en que Reino Unido experimentó el éxtasis olímpico después de que Bradley Wiggins se proclamarse campeón del Tour de Francia. En la imgen, de archivo, el ex ciclista Lance Armstrong. REUTERS/Lucas Jackson

PARÍS (Reuters) - El escándalo de Lance Armstrong dejó un enorme vacío en los libros de historia del ciclismo y manchó aún más un deporte en un año en que Reino Unido experimentó el éxtasis olímpico después de que Bradley Wiggins se proclamarse campeón del Tour de Francia.

Armstrong fue sancionado de por vida y desposeído de sus siete Tours después de que la Agencia Antidopaje de Estados Unidos (USADA) destapara lo que calificó como el programa de dopaje “más sofisticado” jamás detectado.

No obstante, fue un gran año para el ciclismo británico que ganó su primer Tour de Francia gracias a Wiggins y acaparó 12 medallas en los Juegos Olímpicos de Londres.

Pero el factor de euforia en el deporte duró poco ya que el 23 de agosto, Armstrong anunció al mundo que no lucharía contra las acusaciones de dopaje tras no conseguir que un juez bloqueara el proceso.

Su decisión llevó a la USADA a anunciar que el texano perdería los títulos del Tour cosechados entre 1999 y 2005.

No obstante, no fue hasta mediados de octubre cuando se conoció el alcance del fraude de Armstrong, cuando la USADA publicó un informe de más de 1.000 páginas con testimonios de los ex compañeros de equipo que incriminaban al estadounidense, que superó un cáncer antes de convertirse en el mayor dominador de la principal carrera ciclista por etapas.

El informe dijo que cuando Armstrong estaba al mando, las habitaciones de hotel se transformaban en bancos de sangre, se sobornaba a médicos y se avisaba con antelación de los controles antidopaje.

Afrontando el peso de las pruebas presentadas por Tyler Hamilton, Floyd Landis, Jonathan Vaughters y muchos más, la UCI, organismo rector del ciclismo, no tuvo más opción que ratificar la decisión de la USADA y dejar un vacío en los libros de historia. El presidente de la UCI, Pat McQuaid, dijo que Armstrong “no tenía hueco en el ciclismo”.

En consecuencia, Armstrong, quien siempre negó haber actuado de forma ilegal, perdió patrocinadores como Nike e incluso vio cómo se retiraba su nombre de la fundación contra el cáncer que él mismo creó.

Rabobank, que durante años ha patrocinado un equipo ciclista, abandonó el deporte debido a los efectos negativos del escándalo Armstrong.

Con el deporte de rodillas, la UCI creó una comisión para investigar la decisión de la USADA y las acusaciones de que el organismo que dirige el ciclismo no hizo todo lo posible en la lucha contra el dopaje.

Para entonces, Wiggins seguía tratando de asumir que había ganado el Tour.

El chaval del distrito londinense de Kilburn tuvo una temporada brillante, ganando la París-Niza, la Vuelta a Normandía y el Criterium du Dauphiné, todas pruebas de una semana, antes de convertirse en el primer británico en ganar el Tour de Francia, haciendo que la obsesión por los detalles del equipo Sky diera sus frutos.

Wiggins cimentó su éxito con su impresionante habilidad contra el crono y se benefició del apoyo de su equipo en la montaña, mientras Chris Froome sacrificó sus propias opciones en pro de su líder, finalizando segundo en la general.

La carrera no fue la más espectacular en la historia moderna del Tour pero recompensó a un corredor y un equipo que dejaron poco al azar.

ESFUERZOS EN SOLITARIO

El año 2012 también fue especial para Tom Boonen, ya que el belga ganó su cuarto título de la París-Roubaix, igualando un récord, logró ganar por segunda vez la Roubaix-Vuelta a Flandes y se convirtió en el primer ciclista que sumó las cuatro pruebas flamencas de adoquines: Harelbeke, Gante-Wevelgem, Vuelta a Flandes y París-Roubaix.

Alberto Contador protagonizó un regreso muy esperado tras una sanción por dopaje justo antes de la Vuelta a España, que ganó tras uno de sus característicos esfuerzos en solitario que derrotó al que finalmente se situaría como número uno del mundo, Joaquim Rodríguez.

El de Pinto, uno de los cinco ciclistas que ha ganado las tres grandes vueltas por etapas (Tour, Vuelta y Giro) lanzó su ataque cuando nadie lo esperaba y luego se aferró al jersey rojo para ser el tercer ciclista del año que inscribía su nombre en una de las grandes, tras el Tour de Wiggins y el Giro del canadiense Ryder Hesjedal.

Rodríguez terminó el año como número uno del mundo pero no pudo evitar que el belga Philippe Gilbert se convirtiera en el campeón del mundo con un brutal ataque en la cima final en Valkenburg, Holanda.

En un año olímpico, Reino Unido se recuperó de un inicio decepcionante y dominó la disciplina, con un botín de medallas en el velódromo y un oro para Wiggins en la contrarreloj.

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below