La UEFA apela sus propias sanciones contra Serbia e Inglaterra

miércoles 26 de diciembre de 2012 15:08 CET
 

LONDRES (Reuters) - La UEFA ha apelado las sanciones impuestas por su propio organismo de control y disciplina a Serbia e Inglaterra por los incidentes en un partido sub-21 en octubre, dijo el miércoles el organismo que dirige el fútbol europeo.

"Habiendo revisado las decisiones motivadas para las sanciones impuestas en este caso específico... El inspector disciplinario de la UEFA sentía que era necesario confirmar inmediatamente su intención de apelar en nombre de la UEFA", dijo la UEFA en un comunicado.

La UEFA tiene el derecho de apelar las decisiones de su propio comité disciplinario y pedir sanciones más duras si considera que son muy tenues.

La Federación Inglesa criticó a la UEFA por no enviar un "mensaje lo suficientemente fuerte" contra el racismo después de que la Federación serbia fuera multada con 80.000 euros por parte de la UEFA, que también le obligó a celebrar el siguiente partido de la sub-21 a puerta cerrada después de que sus jugadores y aficionados fueran hallados culpables de conducta impropia.

La multa se produjo tras la victoria de Inglaterra por 1-0 en un partido de clasificación para el europeo sub-21 el 16 de octubre en Krusevac cuando el defensa Danny Rose se quejó de insultos racistas por parte de simpatizantes serbios antes, durante y después del partido.

Inglaterra marcó en el último lanzamiento de falta del partido y hubo una trifulca entre jugadores y responsables de ambas selecciones tras el pitido final.

Dos entrenadores serbios, cuatro jugadores de este país y otros dos ingleses fueron suspendidos por la UEFA tras el altercado.

 
La UEFA ha apelado las sanciones impuestas por su propio organismo de control y disciplina a Serbia e Inglaterra por los incidentes en un partido sub-21 en octubre, dijo el miércoles el organismo que dirige el fútbol europeo. En esta imagen de archivo, el presidente de la UEFA, Michel Platini, en Kuala Lumpur, el 11 de diciembre de 2012. REUTERS/Bazuki Muhammad