25 de diciembre de 2012 / 8:24 / hace 5 años

RESUMEN DEL AÑO - Un año dorado para Murray y flojo para Nadal

LONDRES (Reuters) - Para Andy Murray, 2012 ha sido un año dorado, para Novak Djokovic un recordatorio rotundo de su condición de mejor tenista masculino del mundo, y para Roger Federer y su ejército de seguidores fue la prueba de que la magia del viejo maestro sigue brillando.

Para Andy Murray, 2012 ha sido un año dorado, para Novak Djokovic un recordatorio rotundo de su condición de mejor tenista masculino del mundo, y para Roger Federer y su ejército de seguidores fue la prueba de que la magia del viejo maestro sigue brillando. En la imagen del pasado 5 de agosto, el escocés Murray muestra la medalla de oro tras ganar la final de los Juegos Olímpicos al suizo Roger Federer en el All England Lawn Tennis Club de Londres. REUTERS/Stefan Wermuth

Serena Williams utilizó la segunda mitad del año para demostrar que continua bastante por encima de sus rivales en el circuito femenino, a pesar de lo que sugiera la clasificación.

Del conjunto de grandes nombres del deporte, solo Rafa Nadal tendrá ganas de olvidar este año, tras seis meses de baja por una lesión de rodilla, y todos los ojos estarán puestos en el ganador de 11 torneos de Grand Slam cuando empiece la próxima temporada.

Nadal, uno de los cuatro ganadores distintos de los torneos de Grand Slam masculino de este año, no ha vuelto a jugar un partido desde su sorprendente eliminación de Wimbledon ante el desconocido tenista checo Lukas Rosol.

El mallorquín espera volver a las pistas en el Abierto de Australia, aunque ha rebajado sensiblemente las expectativas sobre éxitos inmediatos.

En cualquier otra época, la ausencia de un jugador del calibre de Nadal habría sigo un vacío imposible de llenar, pero tal es la calidad de los mejores del cuadro que su prolongada ausencia solo restó un poco de brillo a lo que por lo demás fue un gran año.

Murray empezó a ejercitarse con su nuevo entrenador Ivan Lendl, pero sin ninguno de los cuatro grandes títulos en su currículo en ese momento, había perdido sus tres primeras finales sin llevarse ningún set.

El escocés se convirtió en el primer británico en llegar a la final de Wimbledon desde Bunny Austin en 1938, pero la brillantez de Federer sobre la hierba lo privó de llevarse título.

Tres semanas después, Murray volvió a los jardines del All England Club como un hombre con una misión y elevó la euforia nacional, derrotando al suizo en la final olímpica individual.

Alimentado por esa victoria, puso rumbo a Nueva York y cuando llegó su quinta oportunidad en una final de Grand Slam, aprovechó la ocasión para vencer a Djokovic en un épico partido a cinco sets.

Fue un revés para Djokovic pero el serbio, que empezó el año derrotando a Nadal para repetir título en el Abierto de Estados Unidos en la final masculina más larga de la historia del Grand Slam, terminó 2012 como número uno del mundo por segundo año consecutivo.

“Considerando las circunstancias a las que tuve que enfrentarme dentro y fuera de las pistas, las expectativas, todas esas cosas, creo que este año ha sido un éxito incluso mayor para mí”, dijo Djokovic, que ganó tres títulos importantes en 2011, después de derrotar a Federer en las finales del World Tour en el O2 Arena de Londres.

UN PUESTO PRIVILEGIADO

Aunque el año de Federer terminó en derrota, el suizo de 31 años puede mirar a 2012 con orgullo.

Al igualar el récord de siete títulos de Wimbledon, elevó su cuenta personal en grand slams hasta 17 y recibió un impulso hacia lo más alto de la clasificación el tiempo suficiente para superar la marca de Pete Sampras de 286 semanas como número uno.

Padre de dos niñas, se espera que reduzca su calendario en 2013 pero seguirá siendo un tenista a tener en cuenta cuando estén en juego los grandes premios.

“Creo que ha sido una temporada fantástica para formar parte de ella”, dijo Federer. “Cuatro campeones distintos de Grand Slam. Después ir a los Juegos, también, fue obviamente algo muy especial”

Serena Williams, también con 31 años, tuvo un inicio de temporada relativamente lento pero después de perder en primera ronda de Roland Garros ante Virginie Razzano, se mostró intratable.

DOMINIO DE VENUS

La estadounidense ganó su quinto Wimbledon, completando su exitoso palmarés con el oro olímpico en el torneo individual de Londres, así como en dobles con su hermana Venus, y un cuarto título en el Abierto de Estados Unidos antes de cerrar el año sin ceder un solo set en las finales de la WTA en Estambul.

La bielorrusa Victoria Azarenka cerró 2012 como digna número uno tras llevarse el Abierto de Australia y otros cinco títulos más, mientras que Maria Sharapova completó su Grand Slam personal con el Roland Garros, aunque Williams fue nombrada jugadora WTA del año.

Después de sus batallas contra lesiones serias y problemas de salud en los últimos años, la estadounidense parece tan hambrienta como siempre y será la mujer a batir cuando arranque la nueva temporada a finales de diciembre

“Es increíble que todavía siga considerada como una de las principales jugadoras a batir. Para mí es un honor máximo y el elogio definitivo”, dijo Williams en Estambul antes de sugerir que lo mejor podría estar aún por llegar.

“Definitivamente creo que podría mejorar”, dijo la ganadora de 15 grandes torneos. “El día que sienta que no puedo mejorar, creo que será el día en que probablemente deba colgar mi raqueta”.

Si Nadal vuelve en plena forma en 2013 el top cuatro del cuadro masculino parece inamovible, aunque varios tenistas han mostrado este año que pueden alterar el orden en lo más alto de la clasificación.

El argentino Juan Martín del Potro disfrutó de un año sin lesiones y recuperó la forma con la que ganó la final del Abierto de Estados Unidos en 2009 mientras habrá que tener en cuenta al canadiense Milos Raonic, al japonés Kei Nishikori y al polaco Jerzy Janowicz.

En el lado femenino, la vencedora de Wimbledon 2011 Petra Kvitova parece la más apropiada para amenazar al trío de cabeza aunque su continuidad sigue siendo su principal handicap.

Por equipos, el dominio fue de la República Checa.

Sus hombres derrotaron a la “Armada” española para levantar la Copa Davis por primera vez como país independiente - gracias a Tomas Berdych, una de las raquetas más consistentes del año - mientras que las mujeres retuvieron la Copa Federación al imponerse a Serbia.

/Por Martyn Herman/

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below