Arantxa Sánchez Vicario dimite como capitana de la Copa Federación

lunes 17 de diciembre de 2012 21:39 CET
 

MADRID (Reuters) - La ex tenista Arantxa Sánchez Vicario ha presentado su dimisión como capitana del equipo español de Copa Federación por las desavenencias surgidas entre las jugadores y el presidente de la Federación española de tenis.

"Es una situación difícil, porque yo estoy en medio de las jugadores y de la Federación. Lo mejor era dimitir", dijo el lunes Sánchez Vicario en declaraciones a RNE.

A la ex número uno del mundo y ganadora de Roland Garros ha desempeñado el cargo un año y aún le quedaba otro de contrato con la RFET, hasta el 31 de diciembre de 2013.

Un grupo de jugadores ha decidido romper relaciones a nivel personal y profesional con el presidente de la RFET, José Luis Escañuelas, al estimar que éste había incumplido sus compromisos para asegurar el futuro del tenis femenino, según medios.

Arantxa dijo que las jugadoras disidentes le habían pedido su apoyo y, ante la situación creada, decidió que lo mejor era renunciar a un cargo con el que debutó ante Rusia el pasado febrero.

La ex campeona señaló que es importante que el tenis femenino salga ganando de este proceso.

El equipo de Copa Federaciones descendió de categoría en abril y se encuentra en el Grupo Mundial II.

"Creo que lo importante es que esto sea un revulsivo para ayudar al tenis femenino", dijo Arantxa, añadiendo que a día de hoy desconocía cuáles eran los planes para el tenis femenino en España.

Sánchez-Vicario se refirió a la necesidad de que las jugadores españolas tengan más ayuda y más torneos, y que puedan jugar más en casa para no tener que irse tanto fuera.

 
La ex tenista Arantxa Sánchez Vicario ha presentado su dimisión como capitana del equipo español de Copa Federación por las desavenencias surgidas entre las jugadores y el presidente de la Federación española de tenis. En la imagen, Arantxa Sánchez-Vicario reacciona durante un partido de Silvia Soler-Espinosa contra la rusa Svetlana Kuznetsova durante la Copa Federación en Moscú, el 5 de febrero de 2012. REUTERS/Grigory Dukor