Messi se distancia de Falcao y Cristiano Ronaldo como 'pichichi'

lunes 17 de diciembre de 2012 13:22 CET
 

MADRID (Reuters) - El incesante ritmo del Barcelona en lo más alto de la Liga, alimentado por un insaciable Lionel Messi, ha dejado a sus rivales más cercanos, Atlético y Real Madrid, prácticamente tirando la toalla cuando todavía queda más de media temporada por delante.

Cualquier duda sobre la capacidad de Tito Vilanova para sustituir en el banquillo a Pep Guardiola - que dirigió cuatro temporadas llenas de títulos - parece estar fuera de lugar con la ventaja de nueve puntos que el conjunto azulgrana mantiene respecto al Atlético de Madrid y de 13 sobre el Real Madrid, después de 16 jornadas.

La goleada del domingo por 4-1 frente a los pupilos de Diego Simeone, con un nuevo doblete de Messi, sirvió para subrayar su dominio en una liga en la que han conseguido 46 de los 48 puntos posibles.

El Real Madrid, tercer clasificado, no pasó del empate 2-2 frente al Espanyol en el Bernabéu.

"El Barça se queda sin rivales", presumió el periódico deportivo Sport el lunes. "La liga no está ganada todavía... pero todo el mundo lo piensa.

"Aquellos que piensan que sería imposible mejorar la era Guardiola se quedaron cortos. La pasada noche, el Barça ganó dos partidos en uno. El Madrid quedó eliminado y el Atlético, plegado a sus pies".

Puede que el delantero argentino, quien es favorito para recoger su cuarto Balón de Oro de la FIFA el próximo mes, no fuera clave contra el Atlético pero ganó su duelo personal con el otro gran delantero de esta temporada, Radamel Falcao.

El espectacular tanto que supuso la igualada azulgrana anotado por Adriano fue el más destacable, pero Messi marcó dos goles en la segunda mitad que ayudaron a hacer olvidar el tanto conseguido por el colombiano en el minuto 31.

RÉCORD LOCAL   Continuación...

 
El incesante ritmo del Barcelona en lo más alto de la Liga, alimentado por un insaciable Lionel Messi, ha dejado a sus rivales más cercanos, Atlético y Real Madrid, prácticamente tirando la toalla cuando todavía queda más de media temporada por delante. En la imagen, Messi celebra un gol contra el Atlético de Madrid en Barcelona el 16 de diciembre de 2012. REUTERS/Gustau Nacarino