Mourinho alude a una posible marcha del Real Madrid y de España

sábado 8 de diciembre de 2012 15:31 CET
 

LISBOA (Reuters) - El técnico del Real Madrid, José Mourinho, ha hecho referencia a una posible marcha de España, afirmando que algunas veces una nueva aventura en un nuevo club es la única forma de que un técnico siga motivado.

"El fútbol no es un mundo fácil, especialmente para los entrenadores y es difícil que uno se quede muchos años en el mismo club", dijo en una entrevista con la radio nacional de Cabo Verde.

"Soy plenamente portugués y tengo algo de navegante, de descubrir, en mí. Me gustan los países diferentes, los clubes diferentes, las ligas diferentes y las culturas diferentes", añadió.

"Aún no estoy seguro de si en mi futuro hay otra aventura esperándome porque necesito estar un cien por cien motivado y algunas veces los nuevos desafíos pueden darnos esa motivación".

En las últimas semanas ha crecido la especulación mediática sobre el futuro de Mourinho en el Real Madrid. En mayo firmó un nuevo contrato por dos años con el club, lo que le vincula al equipo merengue hasta 2016. Sin embargo, tras ganar la Liga la temporada pasada, su equipo ha tenido dificultades para seguir el ritmo en el campeonato.

El diario deportivo Marca ha dicho que Mourinho tiene planes de dejar el club a finales de temporada.

Mourinho ha sido vinculado con el París St Germain y el técnico del Manchester United, Alex Ferguson, le ha mencionado como posible sucesor en Old Trafford.

El portugués dijo que su futuro seguía siendo incierto pero añadió que, a diferencia del ex técnico barcelonista Pep Guardiola, no se tomará un descanso.

"Aún no conozco mi futuro pero seguramente continúe trabajando porque me encanta lo que hago así que prefiero trabajar a estar de vacaciones", dijo.

 
El técnico del Real Madrid, José Mourinho, ha hecho referencia a una posible marcha de España, afirmando que algunas veces una nueva aventura en un nuevo club es la única forma de que un técnico siga motivado. En la imagen, Mourinho en rueda de prensa en Madrid el 3 de diciembre de 2012. REUTERS/Andrea Comas