La FIA desestima las dudas de Ferrari sobre el título de Vettel

viernes 30 de noviembre de 2012 17:08 CET
 

LONDRES (Reuters) - Sebastian Vettel, de Red Bull, no cometió ninguna infracción durante el Gran Premio de Brasil que ponía fin a la temporada, dijo la FIA, el organismo que regula la F-1, lo que implica que el alemán mantiene su título mundial.

El piloto de 25 años logró su tercer título consecutivo el domingo tras finalizar sexto en Brasil, con una ventaja de tres puntos sobre Fernando Alonso de Ferrari.

Ferrari, no obstante, escribió a la FIA tras la carrera para solicitar una aclaración oficial sobre si Vettel había adelantado ilegalmente a Jean-Eric Vergne, de Toro Rosso.

Si la protesta hubiera prosperado, Vettel podía haber caído a la octava plaza de la carrera y Alonso se habría coronado campeón del mundo por un punto.

"La FIA recibió una carta de la escudería Ferrari, que solicitaba aclarar una maniobra de adelantamiento de Sebastian Vettel el domingo en Sao Paulo", dijo la FIA en un comunicado.

"En virtud de un espíritu de transparencia y buena voluntad, la FIA desea hacer público el contenido de esta carta".

"La Federación también informa de que ha respondido a la escudería Ferrari, en el mismo espíritu constructivo, indicando que la maniobra de adelantamiento no vulneraba las regulaciones y por lo tanto no hay infracción que investigar, por lo que dirección de carrera no informó a los comisarios".

La situación se ha visto complicada por una imagen de vídeo del panel de mandos Vettel y unas banderas a un lado del circuito que parecen contradecirse.

Vettel adelantó a Vergne en la cuarta vuelta mientras su panel de mandos mostraba que había una bandera amarilla, que indica que no está permitido adelantar.   Continuación...

 
Sebastian Vettel, de Red Bull, no cometió ninguna infracción durante el Gran Premio de Brasil que ponía fin a la temporada, dijo la FIA, el organismo que regula la F-1, lo que implica que el alemán mantiene su título mundial. En la imagen, Fernando Alonso en el podium del Gran Premio de Brasil en Interlagos, tras perder el mundial por tres puntos ante Vettel, el 25 de noviembre de 2012. REUTERS/Paulo Whitaker