Los fans de Schumacher aclaman a su héroe antes de su retirada

domingo 25 de noviembre de 2012 16:54 CET
 

SAO PAULO (Reuters) - Los seguidores de Michael Schumacher dejaron sentir su presencia en el Gran Premio de Brasil, la última carrera de la temporada, el domingo cuando el campeón en siete ocasiones de la Fórmula Uno se preparó para decir adiós al deporte con 43 años.

"El 25 de noviembre de 2012, último día de la edad de oro de la Fórmula Uno", declaraba una pancarta en la tribuna con vistas a la recta principal del circuito de Interlagos.

"Michael, la Fórmula Uno no es nada sin ti" y "Michael, te queremos", decían otras.

Schumacher empezará la carrera desde la décimo tercera plaza, con la esperanza de puntuar al menos al final de una carrera que comenzó en 1991 cuando el actual campeón del mundo, el piloto de Red Bull Sebastian Vettel, tenía cuatro años.

"Realmente no estamos en una posición para ofrecer un gran espectáculo en esta última carrera aunque me gustaría hacerlo", dijo el alemán, junto a Vettel, líder del campeonato, en un camión que les dio una vuelta al circuito en el desfile de los pilotos previo a la carrera.

"Ha sido un placer volver", agregó el piloto más exitoso, quien ganó sus títulos y 91 carreras con Benetton y Ferrari antes de volver con Mercedes.

"Disfruté la mayoría. No fue tan exitoso como habría querido que fuera pero he aprendido mucho de la vida y estoy bastante orgulloso por las buenas emociones. Ahora es un buen momento para irme...".

Schumacher se retiró por primera vez en Brasil en 2006 y volvió en 2010.

Con Mercedes sólo ha conseguido un podio, en el Gran Premio de Valencia esta temporada. El alemán no ha puntuado en las últimas seis carreras.

/Por Alan Baldwin/

 
Los seguidores de Michael Schumacher dejaron sentir su presencia en el Gran Premio de Brasil, la última carrera de la temporada, el domingo cuando el campeón en siete ocasiones de la Fórmula Uno se preparó para decir adiós al deporte con 43 años. En la imagen, de 25 de noviembre, el piloto de Mercedes Michael Schumacher lanza un beso a la afición en el Gran Premio de Brasil. REUTERS/Ricardo Moraes