Agüero, del City, es el delantero más letal de la Premier League

viernes 23 de noviembre de 2012 18:37 CET
 

LONDRES (Reuters) - Sergio 'Kun' Agüero, del Manchester City, tiene puesta su mirada en el partido contra el Chelsea el domingo, animado por las estadísticas que indican que su índice de aciertos desde que se unió al club es el mejor de la historia de la Premier League.

Opta, la empresa que procesa los datos de la Premier League, ha calculado que los 28 goles del argentino han llegado a un ritmo de uno cada 111 minutos, mejor que las cifras de Robin van Persie, Thierry Henry y Alan Shearer.

Javier Hernández, del Manchester United, es segundo en la lista con 27 goles, uno cada 119 minutos, mientras que los 17 de Henry llegaron a intervalos de 121 minutos.

Los compañeros de Agüero en el City Edin Dzeko y Mario Balotelli también están entre los 10 mejores delanteros de la liga inglesa.

Después de una semana de agitación en el club londinense, en la que se ha despedido al técnico del ganador de la Liga de Campeones Roberto Di Matteo y sustituido por Rafael Benítez, Roberto Mancini sabe que la cita - en la que el City solo ha ganado dos de los últimos 15 encuentros - está plagado de peligros.

"Creo por lo general que cuando un equipo cambia el director del juego después es muy difícil para los rivales", dijo Mancini en una rueda de prensa el viernes. "Ahora es un partido más difícil".

"El Chelsea es un buen equipo, tanto con Di Matteo como con Benítez, tiene buenos jugadores y hasta hace tres partidos estaban jugando un fútbol fantástico, y por eso estaba arriba".

"Será difícil pero queremos hacerlo bien el domingo".

 
Sergio 'Kun' Agüero, del Manchester City, tiene puesta su mirada en el partido contra el Chelsea el domingo, animado por las estadísticas que indican que su índice de aciertos desde que se unió al club es el mejor de la historia de la Premier League. En la imagen, 'Kun' Agüero marca un gol de penalti contra el Real Madrid durante el partido de Liga de Campeones del Grupo D en el estadio Etihad, en Manchester, el 21 de noviembre de 2012. REUTERS/Phil Noble