ENTREVISTA-Jiménez acusa a la Federación de golf de falta de apoyo

viernes 23 de noviembre de 2012 16:21 CET
 

DUBÁI (Reuters) - Miguel Ángel Jiménez ha arremetido contra la Federación Española de Golf por no dar ningún respaldo a su intento de mantener el Abierto de Andalucía dentro del Circuito Europeo.

Jiménez, que ganó su decimonoveno título la semana pasada al imponerse en el Abierto de Hong Kong, es el promotor del torneo andaluz desde 2007.

El torneo no está incluido en el calendario para 2013 pero el jugador de 48 años dijo a Reuters en una entrevista en Dubái que estaba haciendo todo lo posible para mantenerlo y que no estaba recibiendo apoyo del presidente de la federación española, Gonzaga Escauriaza.

"No he tenido ninguna ayuda de la federación", dijo Jiménez tras una prueba del DP World Tour Championship.

"Le pido ayuda todos los años y siempre dice que no puede. La Federación Española no intenta en absoluto ayudar con mi torneo".

España albergó siete torneos hace dos años y era considerada la joya de la corona del Circuito Europeo.

No obstante, la crisis económica que afecta a la nación ha tenido un profundo efecto en el golf de primer nivel: han desaparecido patrocinadores y se eliminan premios en metálico.

El Abierto de Andalucía, el Abierto de Mallorca, Castelló Masters en Valencia, el Masters de Madrid y el Masters de Andalucía se han quedado en la cuneta, dejando al Abierto de España como único estandarte en abril.

"Lo que me ofende es que no consigo suficiente de la administración para ayudarme con mi torneo", agregó Jiménez, uno de los jugadores con más carácter del circuito, amante de los buenos vinos y que disfruta fumando puros mientras juega al golf.   Continuación...

 
Miguel Ángel Jiménez ha arremetido contra la Federación Española de Golf por no dar ningún respaldo a su intento de mantener el Abierto de Andalucía dentro del Circuito Europeo. En la imagen, Miguel Ángel Jiménez celebra su triunfo en el Abierto de golf de Hong Kong por tercera vez, en Hong Kong, el 18 de noviembre de 2012. REUTERS/Tyrone Siu