Vettel lucha contra su supuesta falta de carisma

jueves 22 de noviembre de 2012 21:12 CET
 

SAO PAULO (Reuters) - A Sebastian Vettel le gustaría ser un campeón de Fórmula Uno más carismático y pintoresco, pero el espíritu de su época está en su contra.

El piloto de Red Bull de 25 años podría entrar en la élite de la F-1 el domingo si consigue coronarse como tricampeón mundial, convirtiéndose en el más joven en conseguirlo y el tercero en ganar tres títulos de forma consecutiva.

Al alemán le vale con ser cuarto para unirse a grandes mitos del deporte como Niki Lauda y el brasileño Ayrton Senna, pero en la víspera del Gran Premio de Brasil surgió la pregunta de si podía ser realmente comparado con los más grandes en cuanto a su carisma y carácter.

Una pregunta que encontró difícil de responder.

La cuestión surgió cuando el director comercial de la F-1 Bernie Ecclestone, de 82 años y que mantiene una buena relación con Vettel, fue citado por el periódico alemán Bild diciendo que el alemán y su generación carecían del carisma de campeones como James Hunt, Senna o Lauda.

Ecclestone, siempre experto en generar titulares antes de cada carrera, sugirió que los pilotos actuales estaban demasiado mimados por sus equipos y amordazados por la Federación Internacional del Automovilismo (FIA).

"No sé que dijo exactamente, pero seguro que sólo estaba tomando el pelo al periódico, lo que es muy posible tratándose de Bernie", dijo Vettel, corrigiéndose entre risas en mitad de la frase para evitar una expresión malsonante después de que el delegado de la FIA le pusiera una mano en el hombro.

La FIA envió una carta a todos los equipos a principios de mes recordándoles que, tras los tacos que se escucharon en el podio de Abu Dabi, sus pilotos debían cuidar su lenguaje durante las apariciones públicas como las entrevistas posteriores a las carreras.

ESCENA MASIVA   Continuación...

 
A Sebastian Vettel le gustaría ser un campeón de Fórmula Uno más carismático y pintoresco, pero el espíritu de su época está en su contra. En la imagen, el piloto de Fórmula 1 de Red Bull, Sebastian Vettel, en el circuito de Interlagos para preparar el Gran Premio de Brasil, en Sao Paulo, el 22 de noviembre de 2012.REUTERS/Paulo Whitaker