21 de noviembre de 2012 / 20:38 / hace 5 años

PREVIA-Vettel no puede dar nada por sentado en Interlagos

SAO PAULO (Reuters) - Sebastian Vettel puede convertirse en el triple campeón más joven de la Fórmula 1 sin marcar un punto el domingo en el Gran Premio de Brasil, que pone fin a la temporada, pero Fernando Alonso tiene un guión más emocionante en mente.

Si el español Alonso, que corre con Ferrari, se retira de lo que promete ser una ajustada carrera en Interlagos, el título irá a su rival de Red Bull en ese mismo momento y lugar, algo que también ocurrirá si el asturiano no logra terminar entre los tres primeros.

Las probabilidades están a favor de Vettel, de 25 años, que tiene una ventaja de 13 puntos, pero la Fórmula 1 tiene por costumbre destrozar las predicciones y convertir lo aparentemente inevitable en lo que parecía increíble.

Alonso no perderá la esperanza, y Vettel no dará nada por sentado.

"Quizá sobre el papel las posibilidades no son tan grandes, quizá del 25 por ciento. Pero en el fondo, siento que es mucho más que eso", dijo Alonso, que ganó sus dos títulos anteriores en Brasil, tras el Gran Premio de EEUU la semana pasada.

La estadística muestra que Vettel sólo necesita hacer algo que ha logrado 13 veces esta temporada, terminar entre los cuatro primeros, para llevarse el título por tercer año consecutivo, aunque Alonso gane la carrera.

Las casa de juego ofrecen apuestas de 1/6 por que el piloto de Red Bull ganará el campeonato, y de 4/1 por el de Ferrari.

Las probabilidades reflejan la realidad de Vettel ha terminado en el podio en seis carreras, y ganado cuatro consecutivas. Pero lo que da esperanzas a los seguidores de Ferrari es lo que pasó en las seis carreras en las que Vettel no quedó en cuarta o mejor posición.

TEMORES DE FIABILIDAD

Si el domingo se repitieran los resultados de Monza, Hockenheim, Valencia o Malasia, Alonso podría llevarse el título. En dos de las tres carreras que ha ganado Alonso este año, Vettel no consiguió ningún punto.

También en favor del asturiano están los factores clave de fiabilidad y clima.

Interlagos, un envejecido circuito lleno de pasión y romanticismo por el motor, ha visto estrategias de carreras destrozadas por intervalos de lluvia torrencial y deslumbrante luz, en ocasiones en un espacio de media hora.

El Ferrari de Alonso tiene la fiabilidad que podría esperar un granjero de su tractor, mientras que la escudería Red Bull ha sufrido costosos fallos del alternador, como el que afectó el domingo a su piloto Mark Webber.

"La fiabilidad es una preocupación", dijo en Austin el jefe técnico de Red Bull, Adrian Newey, aunque el proveedor del motor, Renault, cree haber resuelto el problema. "Por desgracia es nuestro tercer fallo del alternador este año, lo que es una bomba de relojería".

"Nunca sabes cuándo va a golpear", comentó.

Vettel saldrá el domingo a por la victoria como su opción más segura, consciente de los problemas que han perseguido en el pasado los pilotos que sólo necesitaban un puñado de puntos.

Lewis Hamilton, de McLaren, esperó en 2008 hasta la última vuelta de Interlagos para conseguir el quinto puesto que necesitaba para arrebatar el título a Felipe Massa, de Ferrari. En 2003, Michael Schumacher tuvo que luchar para llegar al octavo puesto en la carrera en Japón que cerraba la temporada, imponiéndose a Kimi Raikkonen por dos puntos.

El propio Vettel se llevó el título en 2010 tras llegar a la última carrera, en Abu Dabi, 15 puntos por detrás de Alonso, mientras que Raikkonen ganó su campeonato de 2007 para Ferrari en Interlagos tras llegar siete puntos por detrás del líder.

"Tenemos que ir a la última carrera y no dar nada por sentado hasta la última curva"; dijo el jefe de Ferrari, Stefano Domenicali. "Recuerdo en 2008, cuando íbamos ganando en constructores, en la última curva perdimos (el campeonato de) pilotos. Así que aún tengo ese recuerdo en mente".

El duelo por el título será el principal atractivo de la carrera, pero habrá también otras historias interesantes en el cierre de una temporada emocionante y muy impredecible que comenzó con siete ganadores distintos en las siete primeras carreras.

Schumacher se retirará por segunda vez de la Fórmula 1 a los 43 años, mientras que Hamilton se despide de McLaren, el único equipo en el que ha estado desde su debut en 2007.

Hamilton, que ganó en Austin, quiere ir hacia Mercedes con un buen resultado, y eso también podría ser una variable en la batalla por el campeonato. La fiera guerra en los puestos intermedios, que podría traducirse en millones de dólares, también podría hacerse sentir.

"Por muchos motivos, este fin de semana será una gran carrera para mí", dijo Hamilton en una sesión previa del equipo.

"Como mi última carrera al volante de un McLaren, prometo a todo el equipo que haré todo lo que pueda en cada vuelta (...) Me encantaría ganar en Brasil este fin de semana para dar el perfecto regalo de despedida al equipo".

/Por Alan Baldwin/

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below