Mancini: Balotelli podría estar entre los grandes si entrenase más duro

martes 20 de noviembre de 2012 16:08 CET
 

LONDRES (Reuters) - El delantero del Manchester City Mario Balotelli podría llegar a ser uno de los mejores jugadores del mundo si trabajase más duro en los entrenamientos, dijo el martes su entrenador Roberto Mancini.

El jugador italiano, de 22 años, se someterá a una última prueba en la espalda, que tiene lesionada, y podría no ser apto para el partido de Champions League del Manchester City contra el Real Madrid en el estadio Etihad el miércoles.

Pero mientras persisten las dudas sobre su inmediato estado de forma, su compatriota Mancini no tiene ninguna duda sobre su talento, aunque se cuestiona su actitud psicológica para el juego.

Hablando con los periodistas en la ciudad deportiva del club Carrington en las afueras de Manchester, Mancini dijo: "Tiene todo para ser uno de los mejores jugadores del mundo".

"Podría ser como Cristiano Ronaldo o Lionel Messi si comprendiese que para ser así debes de trabajar duro".

La relación de Mancini y Balotelli se ha comparado a la de un padre y un hijo, con el impredecible carácter de Balotelli causando problemas fuera y dentro del campo.

En abril, cuando Balotelli fue expulsado en una derrota ante el Arsenal que pareció haberle costado al City sus opciones de ganar el título de la Premier League, Mancini dijo que definitivamente lo iba a vender.

Sin embargo, casi nueve meses después Balotelli sigue allí, aunque, a veces, es un jugador secundario en los planes de Mancini.

Admitiendo sus frustraciones de trabajar con él, Mancini dijo: "No es fácil trabajar con él todos los días, porque si eres un técnico, deberías dirigir a 22 jugadores".   Continuación...

 
El delantero del Manchester City Mario Balotelli podría llegar a ser uno de los mejores jugadores del mundo si trabajase más duro en los entrenamientos, dijo el martes su entrenador Roberto Mancini. En la imagen, Mario Balotelli llega a un entrenamiento a la ciudad deportiva del City, en el norte de Inglaterra, el 20 de noviembre de 2012. REUTERS/Phil Noble