El Chelsea medita no contar con Torres contra la Juventus

martes 20 de noviembre de 2012 10:58 CET
 

(Reuters) - El Chelsea podría perder a Fernando Torres para su choque de Liga de Campeones contra la Juventus el martes pero su entrenador Roberto Di Matteo dijo que los suyos no buscarán el empate en Turín.

"Siempre dije que tenemos dos delanteros, Fernando y Daniel Sturridge", dijo el italiano a los periodistas. "Ambos están en forma y tendré que ver cómo vamos a ir".

Torres sólo ha marcado un gol en los últimos siete partidos y que él juegue es una de las "decisiones importantes" que Di Matteo dijo que tenía que tomar respecto a la elección de los jugadores que saltarán al terreno de juego.

"No iremos por el empate. La actitud tiene que ser ir y tratar de ganar el partido. Mi intención es crear a la Juventus tantos problemas como sea posible", agregó.

Una derrota del Chelsea podría acercar la posibilidad de convertirse en el primer defensor del título europeo que no consigue superar la primera fase de grupos, mientras que una victoria les situaría en octavos.

"Nadie quiere que seamos los primeros campeones en quedar fuera en la fase de grupos", agregó Di Matteo antes del choque crucial del Grupo E.

El Chelsea sólo ha conseguido dos puntos en sus últimos cuatro partidos de la Premier League y Di Matteo está bajo presión por primera vez desde que ocupó el banquillo londinense el pasado marzo.

El vestuario se vio sacudido por una derrota el sábado por 2-1 contra un equipo de menor potencia, el West Bromwich Albion, pero Di Matteo dijo que estaba contento con la reacción de sus jugadores.

"Es importante que nos comuniquemos unos con otros y que los jugadores se expresen. Siempre he animado a ello", dijo. "Necesitan creer en ellos mismos y eso es lo más importante".

 
El Chelsea podría perder a Fernando Torres para su choque de Liga de Campeones contra la Juventus el martes pero su entrenador Roberto Di Matteo dijo que los suyos no buscarán el empate en Turín. En la imagen, Torres durante un entrenamiento en Turín el 19 de noviembre de 2012. REUTERS/Tony Gentile