El exitoso regreso de la F1 deja a EEUU con ganas de más

lunes 19 de noviembre de 2012 15:57 CET
 

AUSTIN, Texas, EEUU (Reuters) - Lewis Hamilton se llevó la victoria y Red Bull ganó el título de constructores pero el gran vencedor del Gran Premio de EEUU fue la Fórmula Uno con el magnate Bernie Ecclestone inmediatamente pidiendo más carreras en América.

"¿El futuro de la Fórmula Uno en Estados Unidos? Creo que terminaremos con tres carreras aquí en los próximos tres años", dijo a los periodistas un radiante Ecclestone. "La carrera fue fantástica, ¿no? Realmente fue una súper carrera.

"Si tratabais de planear esto, que el (título) se decida en Brasil, no podríais haber hecho un mejor trabajo.

"Todo el mundo está contento aquí. El director está feliz, todos felices. Te sientes bien cuando has hecho algo que funciona".

En un domingo plagado de acontecimientos deportivos con la Liga Nacional de Fútbol al completo y el campeón del NASCAR decidiéndose en Florida, el Gran Premio de Estados Unidos tuvo su propio momento entregando un drama apasionante en el despertar de la Fórmula Uno en Estados Unidos después de una ausencia de cinco años.

El Circuito de las Américas, el único construido en Estados Unidos para Fórmula Uno al sur de Texas con un coste de 400 millones de dólares, proporcionó un espectáculo magnífico cuando el piloto de McLaren Hamilton privó de la victoria a los rivales por el título Sebastian Vettel y Fernando Alonso.

Una multitud de casi 120.000 personas inundó las nuevas instalaciones de Fórmula Uno en un día soleado para coronar un fin de semana de fiesta que atrajo a famosos además de a personas del mundo de la política y de la élite de los negocios a la extravagante capital de Texas.

Entre los presentes en el 'paddock' estuvieron el ex presidente de México Felipe Calderón, el gobernador de Texas Rick Perry, el magnate del cine George Lucas, el cocinero Gordon Ramsay y el director Ron Howard, quien publicará una película ambientada en la Fórmula Uno.

El que brilló por su ausencia fue el deportista más famoso de Austin, el ciclista caído en descrédito Lance Armstrong.   Continuación...

 
Lewis Hamilton se llevó la victoria y Red Bull ganó el título de constructores pero el gran ganador en el Gran Premio de EEUU fue la Fórmula Uno con el magnate Bernie Ecclestone inmediatamente pidiendo más carreras en América. En la imagen, los pilotos de Fórmula Uno, el británico de McLaren Lewis Hamilton, el alemán de Red Bull Sebastian Vettel (izquierda), y el español de Ferrari Fernando Alonso (derecha), beben champán durante la ceremonia del podio después de el Gran Premio de EEUU en el circuito de las Américas en Austin, Texas, el 18 de noviembre de 2012. REUTERS/Robert Galbraith