El derbi sevillano, más duro que el 'Clásico' según Alves

jueves 15 de noviembre de 2012 14:46 CET
 

MADRID (Reuters) - El 'clásico' entre Real Madrid y Barcelona es televisado en todos los rincones del mundo y a menudo es decisivo para el título de Liga, pero el derbi de Sevilla es una propuesta más dura y difícil, según el defensa del Barça y ex del Sevilla Dani Alves.

El Betis se enfrentará a sus vecinos del Sevilla el domingo en un derbi de enorme importancia local. Se trata de un partido de gran significado en la lucha por las plazas de Liga que dan acceso a Europa.

"Tal vez no tenga la trascendencia de un Barça-Madrid en términos de la calidad de los jugadores, el espectáculo ofrecido y la cobertura de los medios, pero son partidos de pasión", fue citado Alves por los medios españoles en declaraciones al periódico argelino Le Buteur.

"Son más difíciles y duros que un 'Clásico'".

El Betis ocupa la cuarta plaza de la Liga con 19 puntos en 11 partidos, cuatro por detrás del Real Madrid, que es tercero, y 12 por detrás del Barça, líder invicto.

Lo más significativo para sus seguidores, sin embargo, es la ventaja de cuatro puntos que el Betis mantiene respecto al Sevilla, décimo clasificado.

El entrenador del Betis Pepe Mel, ex delantero del club, fue honesto sobre su entusiasmo con el derbi entre béticos y sevillistas.

"Esta semana tengo que hacer primar el Pepe Mel aficionado más que el Pepe Mel profesional. Mis jugadores necesitan alguien que añada un toque picante", dijo en rueda de prensa.

"Desde fuera de la ciudad, puedo entender a la gente que dice que no son más que otros tres puntos. Aquellos que viven aquí saben que eso no es verdad. La alegría de ganar el último derbi allí (2-1) nos ha durado hasta hoy".   Continuación...

 
El 'clásico' entre Real Madrid y Barcelona es televisado en todos los rincones del mundo y a menudo es decisivo para el título de Liga, pero el derbi de Sevilla es una propuesta más dura y difícil, según el defensa del Barça y ex del Sevilla Dani Alves. En la imagen, Alves durante un entrenamiento en el Nou Camp el 22 de octubre de 2012. REUTERS/Albert Gea