14 de noviembre de 2012 / 10:28 / hace 5 años

La Fórmula Uno regresa a EEUU, donde podría decidirse el título

5 MIN. DE LECTURA

Los ojos del mundo del automovilismo estarán puestos en Texas este fin de semana ya que la Fórmula Uno hace su parada en Estados Unidos, pero no está claro si los estadounidenses lo irán a ver, incluso pese a que el campeonato está en juego. En la imagen, de 4 de noviembre, el piloto de Ferrari Fernando Alonso escucha a uno de sus ingenieros en la parrilla de salida justo antes del GP de Abu Dabi.Suhaib Salem

AUSTIN, Texas, EEUU (Reuters) - Los ojos del mundo del automovilismo estarán puestos en Texas este fin de semana ya que la Fórmula Uno hace su parada en Estados Unidos, pero no está claro si los estadounidenses lo irán a ver, incluso pese a que el campeonato está en juego.

El escenario está listo para que el domingo tenga lugar un drama de altos vuelos digno de un 'western' de Hollywood ya que un frío Sebastian Vettel y un entregado Fernando Alonso participan en su propia versión del tiroteo en el O.K. Corral en el nuevo circuito de las Américas, que ha costado 400 millones de dólares (unos 315 millones de euros).

La penúltima carrera en la persecución del título, que se ha bañado de una especie de glamour en los todos los rincones del planeta, podría decidirse en las poco glamurosas montañas del sur de Texas, ya que la Fórmula Uno trata de nuevo de establecer una presencia en Estados Unidos después de cinco años de ausencia.

Vettel, que en Austin hará su salida número 100 de una carrera, tendrá la oportunidad de completar un triplete de títulos en el Gran Premio de Estados Unidos y unirse al argentino Juan Manuel Fangio y al alemán Michael Schumacher como los únicos pilotos en ganar tres títulos de forma consecutiva.

"Creo que no siempre fuimos lo suficiente rápidos este año pero en el último par de carreras sí lo fuimos, así que esperemos seguir así las próximas dos carreras", dijo Vettel, evaluando con cuidado su posición después de terminar tercero en Abu Dabi a principios de mes.

"Los aficionados tuvieron la mejor Fórmula Uno en mucho tiempo. Yo personalmente habría querido que hubiera sido un poco más aburrida en algunas etapas".

"Los neumáticos mantienen los resultados en el aire hasta los últimos metros de la carrera. Cuando estás a la caza todavía puedes cambiarlo y cuando estás por delante, puedes perder".

La victoria número 27 en su Red Bull podría hacer que Vettel igualara a Jackie Stewart en la lista de victorias, pero podría no ser suficiente para proclamarse campeón.

Vettel, quien lidera la clasificación con 255 puntos frente a los 245 de Alonso, debe terminar la carrera del domingo con 15 puntos más que su rival español, un resultado que podría darse por la combinación de varios factores.

Una sexta victoria esta temporada podría dar el título a Vettel si Alonso quedara por detrás de los cuatro primeros. Si Alonso no puntúa, Vettel debe terminar al menos tercero.

Alonso Con Seguridad

Algo que sí es seguro es que el español no se rendirá.

El piloto de Ferrari se ha subido al cajón más alto del podio tres veces este año y estará decidido a hacerse con el campeonato en la última carrera en Brasil.

"Estoy seguro, lucharemos hasta el final", dijo Alonso, quien podría entrar en la lista de victorias de todos los tiempos empatado en el cuarto lugar junto a Nigel Mansell si consigue su victoria número 31 el domingo.

"No somos lo suficiente rápidos, eso es cierto y somos honestos con nosotros mismos, lo sabemos. Tenemos que aceptarlo".

"Tenemos algunos puntos fuertes que trataremos de usar".

En Texas gustan los grandes acontecimientos y no hay nada más grande en el automovilismo que poder coronar a un nuevo campeón de Fórmula Uno, pero para muchos estadounidenses, Vettel y Alonso podrían pasar como jugadores de segunda en la NFL en vez de como los pilotos más destacados del mundo.

Hay una buena razón por la que sus nombres no son familiares. No se ha celebrado ninguna carrera de Fórmula Uno desde 2007 en Indianapolis Motor Speedway y tampoco habrá ningún estadounidense en la parrilla de salida.

Aunque la carrera del domingo podría ser la cumbre de la temporada de Fórmula Uno, los aficionados estadounidenses a los deportes de motor no ven el Gran Premio de EEUU con muchas expectativas.

En Texas, el NASCAR es el rey y es probable que los ojos y las televisiones se centren en Homestead, Florida, donde el campeonato Chase también se decidirá el domingo.

También está el fútbol, donde el viernes por la noche los partidos de estudiantes atraen más aficionados que algunos partidos de la liga inglesa.

El sábado pertenece al fútbol universitario y a los Texas Longhorns, mientras que los domingos están dominados por la NFL con Houston Texans y los Cowboys de Dallas como centro de atención.

/Por Steve Keating/

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below