El Chelsea niega hipocresía al acusar de racismo a un árbitro

martes 13 de noviembre de 2012 18:45 CET
 

LONDRES (Reuters) - El Chelsea ha negado ser hipócrita al presentar una queja contra el árbitro inglés Mark Clattenburg por lenguaje inapropiado mientras que defiende al capitán del club John Terry por una suspensión de cuatro partidos por insultos racistas.

El presidente del club, Bruce Buck, dijo al diario Evening Standard el martes que las dos controversias no tienen que estar vinculadas entre sí y dijo que finalmente el club no tenía más opciones que quejarse del árbitro.

"La prensa parece yuxtaponer 'nuestro apoyo' de John Terry y lo que está pasando aquí y nos miran como si fuéramos un poco hipócritas", dijo el estadounidense.

"Tenemos que separar la situación de John Terry de esto", añadió. "Desde nuestro punto de vista, la última situación es bastante obvia. Tenemos la obligación de denunciar lo que puede ser mala conducta. Hicimos eso, de buena fe y sin mala intención".

El Chelsea, el actual campeón de Europa, presentó una queja ante la Asociación de Fútbol el mes pasado por unas palabras que Clattenburg supuestamente dirigió al nigeriano John Obi Mikel durante un partido de Premier League que el club londinense perdió ante el Manchester United.

Clattenburg, uno de los principales colegiados del país que expulsó a dos jugadores del Chelsea en Stamford Bridge, no ha arbitrado las últimas dos semanas y tampoco lo hará este fin de semana.

Varias figuras públicas de primer nivel han criticado la queja contra el árbitro, entre ellos el técnico del Manchester United Alex Ferguson.

"La reacción es muy injusta", dijo Buck. "No nos interesaba la confrontación con el árbitro u otra persona, y no teníamos un pensamiento de venganza contra el árbitro".

Buck dijo que había hablado con los jugadores afectados, cuyo idioma materno no es el inglés, tres veces tras el partido y les preguntó si pudieron confundir "monkey" (mono en inglés) con 'Mikel'.   Continuación...

 
El Chelsea ha negado ser hipócrita al presentar una queja contra el árbitro inglés Mark Clattenburg por lenguaje inapropiado mientras que defiende al capitán del club John Terry por una suspensión de cuatro partidos por insultos racistas. En la imagen, Clattenburg saca una tarjeta amarilla a John Obi Mikel (izquierda). REUTERS/Eddie Keogh