Las pistas han hecho de la defensa el nuevo ataque, dice Federer

martes 13 de noviembre de 2012 16:50 CET
 

LONDRES (Reuters) - La temporada del tenis masculino echó el cierre el lunes a un año estelar que vio cuatro diferentes ganadores de torneos de grand slam y muchos duelos inolvidables, pero Roger Federer cree que 2013 podría ser mejor si las pistas fueran más rápidas.

No hace tanto el tenis masculino estaba dominado por grandes sacadores y voleadores naturales como Pete Sampras, Boris Becker y Stefan Edberg e incluso los expertos en la línea de fondo como Andre Agassi y Jim Courier tenían estilos naturalmente agresivos.

Antes de John McEnroe, Jimmy Connors e Ivan Lendl todos jugaban un tenis directo que habitualmente se decidía tras cuatro o cinco golpes.

Hoy, los intercambios desde el fondo de la pista con 20 o más golpes son habituales, tiros que solían ser claros ganadores se devuelven y los partidos duran cada vez más.

El año comenzó con una final del Abierto de Australia de seis horas entre Novak Djokovic y Rafa Nadal mientras que la final del Abierto de Estados Unidos entre Andy Murray y Djokovic fue ligeramente más corto.

Más recientemente la final del Masters de Shanghái entre Murray y Djokovic se alargó a las tres horas y media y sólo era a tres sets.

Federer cree que las pistas y bolas más lentas, combinado con mejores niveles de forma, han decantado la balanza más hacia aquellos para los que ninguna pelota es inalcanzable.

En unas declaraciones tras perder 7-6 y 7-5 en la final del World Tour, la antigua Copa de Maestros, ante Novak Djokovic en otro duelo épico, Federer dijo que había una forma fácil de recompensar a los que asumen riesgos.

"Simplemente hacer las pistas más rápidas, entonces es más difícil defender. Entonces el estilo atacante es más importante", dijo a periodistas el suizo, de 31 años, un genio a la hora de crear golpes cuyas habilidades defensivas no pueden pasarse por alto en sus 17 títulos de grand slam.   Continuación...

 
La temporada del tenis masculino echó el cierre el lunes a un año estelar que vio cuatro diferentes ganadores de torneos de grand slam y muchos duelos inolvidables, pero Roger Federer cree que 2013 podría ser mejor si las pistas fueran más rápidas. En la imagen, Federer durante la final del Masters de Londres ante Novak Djokovic, el 12 de noviembre de 2012. REUTERS/Dylan Martínez