Al prolífico Messi ya sólo le valen los dobletes

lunes 12 de noviembre de 2012 15:05 CET
 

MADRID (Reuters) - No contento con que su nombre aparezca constantemente en la hoja de goles, el insaciable delantero barcelonista Lionel Messi se ha puesto el listón aún más alto en Liga al anotar al menos dos veces en cada uno de los siete partidos en los que ha marcado.

El argentino, Balón de Oro de la FIFA, anotó su sexto doblete en la campaña en el triunfo de su equipo el domingo ante el Real Mallorca por 4-2, elevando su cifra de goles en Liga a 15, incluido un 'hat-trick' ante el Deportivo de La Coruña el mes pasado.

El jugador de 25 años, que recientemente fue padre por primera vez y es el favorito para coronarse, por cuarta vez consecutiva, como el mejor jugador del mundo el próximo enero, ha anotado en 76 ocasiones con su club y su selección en 2012.

Sesenta y cuatro de esos goles fueron con el Barça y doce con Argentina y está cerca del récord en un año establecido en 85 por el jugador alemán Gerd Müller en 1972.

La temporada pasada anotó 50 goles en Liga, superando el récord de 40 del delantero madridista Cristiano Ronaldo logrado el año antes, y fue el máximo anotador en Champions por cuarta vez consecutiva.

"Su cifra de goles es espectacular, la mayoría de grandes jugadores necesitan siete u ocho temporadas para marcar una cifra cono esa, y él lo ha marcado en una, además, la mayoría son golazos", dijo el entrenador del Barça, Tito Vilanova, que conoce a Messi desde que el argentino se formó en la cantera, en rueda de prensa tras el partido del Mallorca.

Messi tiene posibilidad de aumentar su gesta cuando Argentina se mida a Arabia Saudí en amistoso el miércoles y en el partido en Liga del Barcelona contra el Zaragoza el sábado.

 
No contento con que su nombre aparezca constantemente en la hoja de goles, el insaciable delantero barcelonista Lionel Messi se ha puesto el listón aún más alto en Liga al anotar al menos dos veces en cada uno de los siete partidos en los que ha marcado. En la imagen, Messi celebra un gol ante el Mallorca, el 11 de noviembre de 2012. REUTERS/Enrique Calvo