Simeone: El Atlético debe recuperar su agresividad

sábado 10 de noviembre de 2012 17:13 CET
 

MADRID (Reuters) - Dos derrotas en una semana han puesto fin a la impresionante racha de imbatibilidad del Atlético de Madrid tanto en Liga como en Europa y su entrenador Diego Simeone lo ha atribuido a una pérdida de agresividad.

El Atlético ocupa el segundo puesto de la Liga, tres puntos por detrás del Barcelona que es líder, después de sufrir su primera derrota de la temporada contra un rival directo como es el Valencia el pasado fin de semana.

El revés puso fin a una racha de 23 partidos sin perder en todas las competiciones, remontándose a finales de abril, y rápidamente le siguió una segunda sorprendente derrota por 2-0 frente a los portugueses del Académica en la Liga Europa el jueves.

"Controlamos ambos encuentros, pero con una pasividad que no nos favorece", dijo el argentino en rueda de prensa antes de la visita del domingo al Getafe.

"El equipo se posicionó bien, pero sin tener profundidad, agresividad por la banda, sin llegar bien de segunda línea y sin generar lo que generamos normalmente.

"Necesitamos recuperar la identidad del equipo. No es una situación que me preocupe".

El Atlético de Simeone prefiere jugar al contraataque, permitiendo a los rivales tener la posesión del balón y el entrenador de 42 años comentó con aprobación la victoria del Celtic por 2-1 frente al Barcelona en Liga de Campeones.

"La forma que tiene un equipo de jugar depende de las características de sus jugadores", dijo. "El otro día fue un ejemplo perfecto de distintos estilos.

"El Barcelona tuvo la posesión y las oportunidades, y el Celtic, con el 3 por ciento de posesión, ganó un partido increíble".

 
Dos derrotas en una semana han puesto fin a la impresionante racha de imbatibilidad del Atlético de Madrid tanto en Liga como en Europa y su entrenador Diego Simeone lo ha atribuido a una pérdida de agresividad. En la imagen, de 21 de octubre, el entrenador del Atlético de Madrid, Diego Simeone, da órdenes durante un partido contra la Real Sociedad en Anoeta. REUTERS/Felix Ordonez