Federer halaga a Ferrer tras ganarle por decimocuarta vez seguida

jueves 8 de noviembre de 2012 21:00 CET
 

LONDRES (Reuters) - La montaña de estadísticas que se apilaban contra David Ferrer cuando salió a la pista a jugar contra Roger Federer el jueves era tal, que podría simplemente haberse acercado a la red y haber estrechado la mano de su oponente.

Después de todo, el español de 30 años había perdido su 13 anteriores partidos contra Federer, 10 de ellos sin haber ganado un solo set.

Añadiendo a esto que Federer, 17 veces ganador de un torneo Grand Slam, ha permanecido imbatido en las finales del Wold Tour de la ATP desde 2009, tiene más victorias en este torneo que cierra la temporada que cualquier otro jugador en la historia y que había ganado 101 de sus 102 partidos anteriores contra jugadores de 30 o más años, todo parecía indicar que Ferrer se encontraba ante una misión imposible.

Pero Ferrer, un especialista en tierra batida que ha disfrutado del mejor año de su carrera con siete títulos, nunca elude una batalla y no cesó de hostigar a Federer durante su derrota por 6-4 y 7-6.

Los 17.000 espectadores que vieron el partido en las gradas del O2 apreciaron el esfuerzo del número cinco del mundo como lo hizo Federer, que ganó su partido a pesar del rocoso comienzo de set en el que Ferrer desperdició varias oportunidades.

"Sabes que mentalmente no se va a ir a ningún sitio", declaró Federer, de 31 años. "Es por eso que es tan respetado por todos sus compañeros".

"Creo que es en este momento cuando se está empezando a ver recompensado por todo el trabajo duro que ha realizado".

"Ya lo ha sido en buena parte. Pero creo que ahora en particular puede brillar y probar a otro jugadores, lo duro que es realmente".

A pesar de su derrota, Ferrer sigue optando a clasificarse para semifinales siempre que derrote a Janko Tipsarevic en su último partido de la primera fase el sábado y si alcanzase la final adelantaría a su lesionado compatriota Rafa Nadal en la clasificación mundial de la ATP.   Continuación...

 
La montaña de estadísticas que se apilaban contra David Ferrer cuando salió a la pista a jugar contra Roger Federer el jueves era tal, que podría simplemente haberse acercado a la red y haber estrechado la mano de su oponente. En la imagen, Ferrer, cabizbazo durante el partido contra Federer. REUTERS/Kieran Doherty