Djokovic mantiene la calma y sigue adelante

miércoles 7 de noviembre de 2012 23:08 CET
 

LONDRES (Reuters) - Novak Djokovic ya no se sume en el pánico ante una crisis, sólo mantiene la calma y espera su oportunidad.

El ganador de cinco torneos del 'grand slam' se mostró frío como un témpano el miércoles al enfrentarse a todo lo que el más que fiero rival Andy Murray le lanzaba para hacerse con su segunda victoria consecutiva en las finales del World Tour de la ATP.

Djokovic, número uno del mundo, terminó imponiéndose 4-6, 6-3 y 7-5 en otro duelo agotador con el británico al que lleva enfrentándose desde que tenían 11 años.

Murray se impuso a Djokovic en una épica final del Abierto de EEUU el pasado septiembre, cuando ganó su primer 'grand slam', pero Djokovic ha ganado cuatro de sus siete encuentros este año, incluyendo los dos últimos.

En la final del torneo de Maestros de Shanghái del mes pasado, Djokovic salvó cinco puntos de partido antes de ganar a Murray, y aunque el miércoles no tuvo tantos problemas, sí necesitó esos instintos de supervivencia para acabar dominando al escocés tras una primera hora sobrepasado.

"Una mente tranquila siempre triunfa", comentó a la prensa el serbio de 25 años, que se ha convertido en uno de los competidores más fieros del circuito desde sus más emocionales inicios.

"He aprendido lo que tengo que hacer. Intento tomar lo mejor de cada experiencia para madurar cada año como persona y como jugador. He tenido muchos partidos en los que remonté un set o puntos de partido", señaló.

Djokovic ha hecho un hábito de ganar con un punto de partido en contra, y su historial decidiendo sets está entre los mejores.

Su victoria este año sobre Rafa Nadal en la final del Abierto de Australia llevó casi seis horas, después de otras casi cinco horas para ganar a Murray en semifinales.   Continuación...

 
Novak Djokovic ya no se sume en el pánico ante una crisis, sólo mantiene la calma y espera su oportunidad. En la imagen, el serbio Novak Djokovic celebra su victoria ante Andy Murray en su partido de las finales del World Tour de la ATP en el O2 Arena de Londres, el 7 de noviembre de 2012. REUTERS/Dylan Martinez