El Málaga corre para cerrar con estilo un año tormentoso

martes 6 de noviembre de 2012 16:18 CET
 

MADRID (Reuters) - Las noticias sobre que el propietario qatarí del Málaga quería marcharse tras apenas dos años en el club, el silencio de la junta directiva, la venta de jugadores importantes y el retraso en el pago de los sueldos difícilmente son la mejor preparación para la primera campaña del equipo en Liga de Campeones.

Sin embargo, como ocurre en ocasiones en tiempos de adversidad, los problemas del club andaluz fuera del césped parecen haber formado un vínculo entre jugadores y técnicos, afinando su concentración y dándoles más hambre de éxitos.

Liderados por el cerebral entrenador Manuel Pellegrini, el arranque del Málaga en el torneo europeo les ha dejado al borde de conseguir un puesto para la fase eliminatoria, haciéndose por el camino con la cabellera del AC Milan, siete veces campeón de Europa.

La victoria por 1-0 el mes pasado en La Rosaleda ante el club italiano dejó a los entusiasmados aficionados frotándose los ojos de incredulidad, y una victoria el martes en su visita a San Siro podría dejar al Málaga en octavos de final del torneo como primeros de grupo, si el Zenit de San Petersburgo no gana al Anderlecht.

La derrota por 2-1 del sábado en Liga ante el Rayo Vallecano fue un traspiés poco común en La Rosaleda, pero el Málaga sigue cuarto en la tabla, dos puntos por detrás del Real Madrid, defensor del título y que está tercero.

"Además del hecho de que tenemos un grupo de jugadores de talento extraordinario, tenemos un entrenador muy capaz", dijo a Reuters el defensa estadounidense Oguchi Onyewu, que llegó al Málaga cedido esta temporada, tras la derrota ante el Rayo.

"Sabe lo que está haciendo y el equipo está cómodo y confiado en su estilo de juego", añadió el jugador de 30 años en una entrevista telefónica.

"La cohesión del equipo es en realidad el motivo por el que hemos podido conseguir buenos resultados", afirmó.

DIRIGIDO Y CONTROLADO   Continuación...

 
Las noticias sobre que el propietario qatarí del Málaga quería marcharse tras apenas dos años en el club, el silencio de la junta directiva, la venta de jugadores importantes y el retraso en el pago de los sueldos difícilmente son la mejor preparación para la primera campaña del equipo en Liga de Campeones. En la imagen de archivo, los jugadores del Málaga celebran con una piña su victoria en Liga de Campeones sobre el AC Milan en el estadio de La Rosaleda, en Málaga, el 24 de octubre de 2012. REUTERS/Marcelo del Pozo