La historia del Milan no vale mucho en el campo, dice Pellegrini

lunes 5 de noviembre de 2012 21:57 CET
 

(Reuters) - El Málaga, que se estrena en la Liga de Campeones aspirando a un puesto en octavos de final, no va a jugar sobre seguro y buscar el empate cuando visite al AC Milan el martes.

El club de propiedad Qatarí ha ganado sus tres partidos del Grupo C y está por delante del Milan, siete veces campeón de Europa y al que ganaron 1-0 en La Rosaleda hace dos semanas. Los italianos son segundos del grupo con cuatro puntos.

"La tradición y el historial del Milan no se lo han regalado", dijo el lunes en una rueda de prensa el técnico del Málaga, Manuel Pellegrini.

"El Málaga tiene menos historia, pero no es el historial el que juega. Lo demostramos en Málaga e intentamos ser competitivos", señaló. "Muchos nos descartaron, pero tenemos nueve puntos y mañana vamos a buscar una victoria. Estoy seguro de que si un equipo sale a empatar, pierde".

El defensa portugués del Málaga Eliseu, uno de sus dos jugadores que más han marcado en Europa con dos tantos, se mostró de acuerdo con el entrenador chileno.

"Sabemos que nos falta un punto, pero saldremos al campo a ganar los tres", aseguró.

"Pienso que nosotros no tenemos presión, pero queremos ganar. La presión está del lado del Milan y saldrán a ganar porque juegan frente a sus seguidores", añadió.

El club de la Costa del Sol tiene el mejor expediente defensivo en Liga este año, en la que están cuartos, y aún no han recibido un gol en tres partidos de Champions.

El martes recuperan al centrocampista francés Jeremy Toulalan, que lleva desde septiembre sin jugar por una lesión muscular.

 
El Málaga, que se estrena en la Liga de Campeones aspirando a un puesto en octavos de final, no va a jugar sobre seguro y buscar el empate cuando visite al AC Milan el martes. En esta imagen de archivo, el entrenador del Málaga Manuel Pellegrini (a la izquierda) y su jugador Joaquín Sánchez asiste a una rueda de prensa antes de su partido de la Liga de Campeones contra el AC Milan en La Rosaleda, en Málaga, el 23 de octubre de 2012. REUTERS/Jon Nazca