12 de agosto de 2017 / 10:58 / hace un mes

Valverde se enfrentará a una prueba de fuego en su primer clásico oficial ante el Madrid

El entrenador del Barcelona, Ernesto Valverde, probará su primera cucharada de la férrea rivalidad entre su equipo y el Real Madrid, cuando los dos gigantes del fútbol español se enfrenten en el primer clásico oficial de la temporada el domingo por la ida de la Supercopa de España en el Camp Nou. En la imagen, Valverde durante una rueda de prensa en el Red Bull Arena, en Nueva Jersey, el 21 de julio de 2017. REUTERS/Mike Segar

BARCELONA(Reuters) - El entrenador del Barcelona, Ernesto Valverde, probará su primera cucharada de la férrea rivalidad entre su equipo y el Real Madrid, cuando los dos gigantes del fútbol español se enfrenten en el primer clásico oficial de la temporada el domingo por la ida de la Supercopa de España en el Camp Nou.

El Barça ganó al Madrid 3-2 en julio en un amistoso de pretemporada en Miami, pero hay mucho más en juego en la Supercopa, que marca el inicio de la temporada en España antes del inicio de La Liga y la Copa del Rey.

La vuelta se jugará el próximo miércoles en Madrid.

Ambos equipos no se han enfrentado en la Supercopa desde 2012, el último año en que el Madrid alzó el trofeo. Una de las imágenes más simbólicas en la historia reciente de esta rivalidad se produjo en la edición 2011 del torneo, cuando José Mourinho metió el dedo en un ojo al entonces entrenador asistente del Barça, el fallecido Tito Vilanova, en un momento de tensión de la dramática victoria 3-2 del equipo catalán.

El Barça derrotó a la Juventus y al Manchester United, además de al Real Madrid, en una gira de pretemporada en Estados Unidos, pero posteriomente tuvo que resignarse a la partida de Neymar, un tercio de la temible delantera formada por el brasileño junto al uruguayo Luis Suárez y el argentino Lionel Messi.

Paco Alcácer y Gerard Deulofeu son actualmente las únicas opciones que tiene el Barcelona para jugar con Messi y Suárez en la habitual línea de tres delanteros del equipo azulgrana, pero puede que Valverde modifique el 4-3-3 que su predecesor Luis Enrique prefería para reforzar el centro del campo en su choque contra el Madrid.

El Madrid ganó la Supercopa europea derrotando al Manchester United 2-1 con un poderoso mediocampo de cuatro jugadores, pero Luka Modric no jugará el clásico del domingo debido a una suspensión que se remonta a la última participación del Madrid en la Supercopa el 2014.

La ausencia del croata plantea al entrenador del Madrid, Zinedine Zidane, un dilema sobre si colocar a otro centrocampista contra el Barça, como Mateo Kovacic o el recién contratado Dani Ceballos, o cambiar a una estructura de tres delanteros. Cristiano Ronaldo está en condiciones de jugar su primer partido como titular con el Madrid desde la final de la Liga de Campeones.

Ronaldo será el centro de atención en el Camp Nou después de un verano boreal marcado por las supuestas amenazas del portugués con dejar el equipo blanco. No obstante, las tácticas de Valverde también deberían concentrarse en como cercar a Isco, el mejor jugador del equipo blanco en la victoria sobre el United.

Por su parte, el equipo de Zidane tendrá que estar, como siempre en los últimos años, alerta a los movimientos de Messi, el mayor goleador de la historia de los clásicos y quien dejó boquiabierto al estadio Santiago Bernabéu con un gol que dio el triunfo al equipo azulgrana en los minutos finales del último encuentro que jugaron los archirrivales por La Liga, aunque el argentino no anota contra el Madrid en el Camp Nou desde 2012.

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below