El escándalo de sobornos en Brasil pone en riesgo la incipiente recuperación

viernes 19 de mayo de 2017 17:25 CEST
 

Por Alonso Soto

BRASILIA (Reuters) - Las esperanzas de que la mayor economía de Latinoamérica pueda salir de la peor recesión de su historia este año se derrumbaron el jueves cuando el presidente de Brasil, Michel Temer, quedó bajo la lupa tras la acusación de que consintió sobornar a un potencial testigo de una gigantesca pesquisa por corrupción.

Los temores de que el escándalo pueda obligar a Temer a renunciar o reducir su ambiciosa agenda de reformas arrastraron al real a su peor caída diaria desde 1999, mientras que el índice referencial Bovespa de la bolsa paulista cerró con un desplome de 9 por ciento en la víspera.

Responsables del Gobierno, legisladores y economistas dijeron a Reuters que la crisis que rodea a Temer, de 76 años, podría desacelerar el ritmo de recortes a los tipos de interés y reducir la confianza de los consumidores y de las empresas lo suficiente como para extender la recesión a un tercer año.

El Banco Central sugirió previamente esta semana que la economía de Brasil finalmente creció en los primeros tres meses del año, después de ocho trimestres seguidos de contracción. Un segundo mes de expansión del empleo en abril también había alentado las esperanzas de recuperación.

"El Gobierno pasó de su mejor momento a su peor momento en cuestión de segundos", dijo un colaborador de Temer que pidió no ser identificado. "Incluso la oposición apostaba a la aprobación de las reformas. Ahora necesitamos restablecer la normalidad", agregó.

Desde que asumió el cargo tras el juicio político y la destitución de la expresidenta Dilma Rousseff hace un año, Temer ha recuperado la confianza de los inversores con medidas para frenar la sangría de las cuentas públicas. El Gobierno tuvo un déficit presupuestario de más del 10 por ciento del PIB en 2016.

PAUSA EN LAS REFORMAS   Continuación...

Las esperanzas de que la mayor economía de Latinoamérica pueda salir de la peor recesión de su historia este año se derrumbaron el jueves cuando el presidente de Brasil, Michel Temer, quedó bajo la lupa tras la acusación de que consintió sobornar a un potencial testigo de una gigantesca pesquisa por corrupción. En la imagen, manifestantes participan en una protesta contra Temer en Sao Paulo, el 18, 2017. REUTERS/Nacho Doce