El PSOE busca su camino tratando de evitar una fractura

viernes 19 de mayo de 2017 11:22 CEST
 

Por Inmaculada Sanz

MADRID (Reuters) - Los militantes socialistas escogerán el próximo domingo un nuevo líder en unas elecciones primarias convertidas en una pugna entre facciones que amenaza con fracturar al partido que más ha gobernado en España desde la restauración de la democracia.

Tras haber obtenido el año pasado los peores resultados de su historia, la encrucijada para el PSOE llega además en un momento difícil para el socialismo en Europa, rechazado por los votantes ante el auge de nuevos partidos en un contexto de crisis socioeconómica.

"La división sería terrible, seguiríamos perdiendo votos, hay que hacer lo que hemos hecho siempre, el que pierda se pone al lado del que gane", dijo Francisco Imedio, jubilado de 71 años y militante socialista desde 1980, en un multitudinario acto en Madrid con el exsecretario general Pedro Sánchez.

Imedio, uno de los aproximadamente 188.000 afiliados que votarán el domingo, cree que Sánchez es el que mejor defiende los postulados socialistas, frente a la presidenta andaluza, Susana Díaz, considerada la candidata de la vieja guardia, y el exlehendakari Patxi López, el aspirante con menos respaldo.

Las primarias se han planteado como una batalla entre Díaz y Sánchez, pero cualquiera que los dos tendrá difícil hacer oposición al Gobierno en minoría del Partido Popular, puesto que ambos estarán fuera del Congreso, mientras que en el sector empresarial hay un cierto miedo de que una victoria de Sánchez pueda desembocar en un nuevo período de inestabilidad política.

Con un discurso más a la izquierda del que defendió en sus dos años al frente del PSOE, Sánchez ha dado la sorpresa al granjearse apenas 6.000 avales menos que Díaz, impulsora de la corriente que le defenestró en octubre pasado tras su negativa a permitir gobernar al PP, tradicional adversario del PSOE.

LA LUCHA POR EL VOTO   Continuación...

Los militantes socialistas escogerán el próximo domingo un nuevo líder en unas elecciones primarias convertidas en una pugna entre facciones que amenaza con fracturar al partido que más ha gobernado en España desde la restauración de la democracia.  En la imagen de archivo, Susana Díaz pasa por detrás de Pedro Sánchez  en un acto en Sevilla, el 7 de junio de 2016. REUTERS/Marcelo del Pozo