Ejército sirio y rebeldes se enfrentan en intensos combates cerca de Damasco

lunes 20 de marzo de 2017 15:41 CET
 

BEIRUT (Reuters) - Intensos enfrentamientos se registraron en Damasco el lunes por la mañana, cuando el Ejército contraatacaba a rebeldes que habían avanzado en el noreste de la capital siria el domingo, dijo un grupo que realiza un seguimiento de la guerra.

Una fuente militar siria dijo el lunes que el Ejército recapturó todas las posiciones que había perdido el domingo.

Un testigo de Reuters afirmó que aviones de guerra sobrevolaban Damasco temprano por la mañana y que algunas calles en áreas bajo control del Gobierno cerca de la zona de los enfrentamientos estaban cerradas.

El Observatorio Sirio de Derechos Humanos, un grupo con sede en Reino Unido que realiza un seguimiento del conflicto y recoge información de una red de fuentes en toda Siria, dijo que continuaban los fuertes enfrentamientos en los distritos de Jobar y al-Qaboun en el noreste de la ciudad.

El presidente sirio, Bashar al-Assad, y su Ejército, junto a aliados rusos, iraníes y a milicias chiíes, han hecho retroceder a los rebeldes con una sucesión sostenida de victorias militares en los últimos 18 meses, incluyendo zonas en los alrededores de Damasco.

Los rebeldes aún tienen el control de un enclave importante y muy poblado en el distrito oriental de Ghouta, con granjas y poblados al este de la capital, así como también de algunos distritos del sur, este y noreste de Damasco.

Los más recientes enfrentamientos se han centrado en áreas alrededor de Qaboun y Barza, que el Ejército ha aislado del resto del principal enclave rebelde de Ghouta Oriental y los distritos orientales de Damasco.

Intensos enfrentamientos se registraron en Damasco el lunes por la mañana, cuando el Ejército contraatacaba a rebeldes que habían avanzado en el noreste de la capital siria el domingo, dijo un grupo que realiza un seguimiento de la guerra. En la imagen, combatientes del Ejército de Liberación Siria pasa por delante de edificios dañados en Jobar, a las afueras de Damasco, Siria, el 6 de septiembre de 2016. REUTERS/Bassam Khabieh