Inflación británica registra su mayor alza en más de dos años

martes 18 de octubre de 2016 11:19 CEST
 

Por Andy Bruce y David Milliken

LONDRES, 18 oct (Reuters) - La inflación británica registró en septiembre su mayor subida en más de dos años, incluso sin evidencias directas de que la devaluación de la libra esté impulsando los precios al alza, mostraron el martes datos oficiales.

La inflación al consumo anual subió un 1,0 por ciento frente el 0,6 por ciento de agosto, su mayor nivel desde noviembre de 2014 y la mayor subida en un único mes desde junio de 2014, dijo la Oficina Nacional de Estadísticas.

Los economistas consultados por Reuters esperaban una lectura del 0,9 por ciento, y la cifra publicada el martes estaba en la parte más alta del rango de previsiones.

Los economistas probablemente interpretarán el alza como el inicio de una subida mucho más amplia, alimentada por el desplome de casi el 20 por ciento en la libra desde el referéndum británico a favor de abandonar la Unión Europea.

"El factor preocupante es que el dato de hoy representa sólo una pequeña parte de la fuerte caída de la libra, y no el efecto de la segunda gran caída producida este mes", dijo Thomas Laskey, gestor de inversiones en renta fija de Aberdeen Asset Management.

La libra subió brevemente frente al dólar y los precios de los bonos británicos bajaron tras el dato más sólido de lo esperado, que relajará aún más las expectativas de una rebaja de tipos de interés del Banco de Inglaterra este año.

El gobernador del banco central inglés, Mark Carney, dijo la pasada semana que toleraría pasarse "un poco" de largo frente a su objetivo de inflación, para ayudar a que se asiente el crecimiento económico y el empleo.

Los estadísticos oficiales dijeron que estaban esperando señales claras de un impacto de la debilitación de la divisa. La mayor parte del alza en la inflación en septiembre fue debida a la mayor subida mensual en los precios de la ropa desde 2010 y un aumento en el coste del combustible, que había estado bajando un año antes.

El banco central prevé en agosto que la inflación subiría rápidamente para alcanzar su objetivo del 2 por ciento en alrededor de un año y luego se pasaría del objetivo en los dos años siguientes, debido a la depreciación de la libra tras el referéndum que impulsó los precios de las importaciones en el país.

El aumento podría ser superior después de que la libra bajase a su menor nivel registrado frente a una cesta de divisas la semana pasada, algo que probablemente fuerce a que el Banco de Inglaterra tenga que revisar al alza sus previsiones de inflación el próximo mes. (Traducido por Rodrigo de Miguel en la Redacción de Madrid)