Argelia estudia privatizar bancos al agotarse el dinero del petróleo

domingo 25 de septiembre de 2016 15:42 CEST
 

Por Hamid Ould Ahmed

ARGEL, 25 sep (Reuters) - Argelia planea permitir que sus dominantes bancos estatales cotizen en la bolsa doméstica para así poder desarrollar sus mercados financieros y diversificar sus fuentes de financiación tras el derrumbe del precio del petróleo, dijo un alto funcionario financiero.

El plan abrirá la puerta a que los inversores extranjeros compren participaciones de control en bancos, revocando una norma que obliga a las empresas argelinas a mantener una participación mayoritaria en cualquier sociedad con extranjeros, dijo el funcionario a Reuters.

Los seis bancos argelinos gestionados por el Gobierno representan la mayor parte de los activos del sector. Entidades francesas como Societe Generale y BNP Paribas son las que tienen mayor presencia entre los bancos extranjeros que ya operan en el país.

La economía de Argelia, miembro de la Organización de Países Exportadores de Petróleo, se ha basado en gran medida en un sistema centralizado y gestionado por el Estado desde que el país se independizó de Francia en 1962 y sigue dependiendo de un sector energético que aún aporta el 60 por ciento de los presupuestos.

Pero la caída de los precios del petróleo desde 2014 ha puesto Argelia bajo presión financiera, obligando al gobierno a recortar el gasto y buscar fuentes de financiación alternativas.

"La era de los 100 dólares por barril ha terminado. No tenemos más remedio que cambiar nuestra política", dijo el funcionario, que pidió no ser identificado porque no estaba autorizado a hablar con los medios de comunicación.

"Las reformas serán lentas, pero no habrá ningún paso atrás".

Con más de 130.000 millones de dólares en reservas de divisa extranjera y una escasa deuda externa, Argelia se encuentra en mejores condiciones que otros productores de petróleo como Venezuela.

Sin embargo, se ha visto obligada a subir los impuestos y aumentar el precio de la gasolina y el diesel, carburantes que están subvencionados en Argelia, dando un paso atrás en el gran sistema de bienestar que en el pasado ha ayudado a aliviar las tensiones sociales. (Traducción de Jose Elías Rodríguez)