22 de septiembre de 2016 / 13:37 / hace un año

La brecha regional hace más probables unas terceras elecciones en España

Por Sonya Dowsett

GUERNICA, España, 22 sep (Reuters) - Frente al edificio de la Casa de Juntas de la ciudad vizcaína de Guernica, un grupo de personas se hacen fotos frente a un roble, descendiente directo de los árboles sagrados bajo cuyas ramas los ancianos del pueblo celebraban asambleas en los tiempos medievales.

Este roble, que sigue desempeñando un papel importante en la toma de posesión del lehendakari o jefe del Gobierno regional, es venerado como un símbolo del espíritu independiente del pueblo vasco, formado por algo más de dos millones de personas que viven en esta montañosa parte del norte de España.

“Yo no me siento española, no lo he sentido nunca. Yo de pequeña me sentía vasca y punto”, dice Maddalen Txakartegi, médica de 33 años que charla con unos amigos en un mercado cercano.

Pese a la brecha identitaria, muchos habían confiado en que partidos nacionalistas del País Vasco y Cataluña pudieran ayudar a desbloquear un impasse político nacional que se alarga ya nueve meses, ofreciendo los apoyos necesarios para alcanzar una mayoría y formar un gobierno.

Así ha sucedido en cinco de los 12 gobiernos que ha tenido España en cuatro décadas de democracia, con los partidos nacionalistas dando estabilidad a gobiernos nacionales minoritarios a menudo a cambio de condiciones más favorables en los asuntos regionales.

En un momento en el que España trata de evitar unas posibles terceras elecciones generales en un año, los comicios autonómicos en el País Vasco y Galicia de este fin de semana habían sido calificados como cruciales para redefinir la relación de fuerzas entre los partidos a nivel regional y nacional, y para allanar el camino a una coalición de gobierno en Madrid.

Pero la virulenta retórica antinacionalista del presidente del Gobierno en funciones, Mariano Rajoy, ante el intento de ruptura de Cataluña ha alejado a los partidos, dividiendo a los que quieren una mayor independencia de Madrid de los que creen en la centralización del poder.

“Esos partidos a quien estás dando la gobernabilidad en Madrid luego te responden con el ‘no’”, dijo Andoni Ortuzar, líder del conservador Partido Nacionalista Vasco (PNV) que ha gobernado en la región gran parte de la época democrática.

“Rajoy ha sido una apisonadora en todo, pero especialmente en los temas territoriales. Es muy difícil que se le pueda pedir al PNV que se implique en la gobernabilidad española”, añadió en una entrevista con Reuters, antes de unos comicios autonómicos que se prevé que gane el PNV.

El PP dice que los nacionalistas deberían centrarse no en tener más autonomía, sino en crear empleo y garantizar que la destacable mejora de la economía española estos últimos tres años continúe.

“Si el PNV realmente mirarse por los intereses de los ciudadanos vascos pues realmente contribuiría a que Mariano Rajoy fuera presidente, a que hubiera un gobierno y que se pudiera continuar con la senda de la recuperación económica”, dijo Nerea Llanos, secretaria general del PP en el País Vasco.

UNA DIFÍCIL UNIÓN

Altas barreras montañesas y climas diversos han forjado fuertes identidades regionales en España, sometidas de forma implacable por las fuerzas centralizadoras de la dictadura de 40 años de Francisco Franco, aunque obtuvieron su propio gobierno autónomo cuando España recuperó la democracia a finales de la década de 1970.

El País Vasco cuenta con uno de los mayores niveles de autonomía de casi cualquier región de Europa, con facultad para recaudar sus propios impuestos y control sobre dónde va la mayoría de los ingresos.

Como Cataluña, también tiene su propia policía y controla ámbitos políticos que van desde la educación a la sanidad y el empleo.

El elevado gasto en educación y sanidad y la inversión en la industria ha dado a la región una de las más altos niveles de riqueza per cápita del país, sólo superado por Madrid, una de las tasas de abandono escolar más bajas y la menor tasa de desempleo de España.

“Son mucho más importantes las elecciones del domingo que viene que las elecciones en Madrid para mí”, dijo en referencia a las elecciones generales Iñaki Larrazabal, un empresario de 57 años que compraba queso en Guernica. “Me afectarán más las decisiones que se tomen aquí que las de Madrid”.

Vendedores ambulantes exponen montones de tomates y pimientos verdes mientras conversan en euskera, un enigma lingüístico salpicado de ‘x’ y de ‘k’ que no tiene nada que ver con el español, francés o portugués.

Fue en un día de mercado en 1937 cuando los bombarderos alemanes arrasaron a petición de Franco la ciudad, matando a cientos de civiles en un ataque que horrorizó al mundo e inspiró la pintura homónima de Pablo Picasso.

Las regiones han recuperado su identidad desde los oscuros días de la Guerra Civil y la dictadura posterior, dando una nueva vida a idiomas previamente suprimidos como el vasco y el catalán. Pero algunos quieren más, y Cataluña está tratando de celebrar un referéndum sobre la independencia de España que ha sido bloqueado en los tribunales por el Gobierno del PP.

QUEREMOS MÁS

El Gobierno vasco, dirigido por el PNV, también quiere más autonomía, sin llegar a la plena independencia. Dice que Madrid no ha cedido competencias sobre pensiones y prisiones como debería haberlo hecho según la Constitución.

“Rajoy de momento está sordo”, dijo Ortuzar del PNV.

Las encuestas muestran que el PNV ganará las autonómicas del domingo, pero puede que tenga que aliarse con otro partido para formar un gobierno con mayoría. Al contrario que en el Parlamento nacional, las coaliciones de gobierno son la norma en el País Vasco.

Ortuzar dice que las evasivas a las peticiones de más autonomía de Madrid sólo elevarán la presión para una mayor independencia.

“Desgraciadamente, poco a poco el mundo se está globalizando y probablemente las culturas pequeñas van despareciendo”, dijo Txakartegi de vuelta en el mercado. “Pero por ahora la mantenemos: nuestro idioma, nuestra cultura y nuestra forma de vivir”. (Editado por Julien Toyer y Ralph Boulton; Traducido por Blanca Rodríguez)

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below