La brecha regional hace más probables unas terceras elecciones en España

jueves 22 de septiembre de 2016 15:37 CEST
 

Por Sonya Dowsett

GUERNICA, España, 22 sep (Reuters) - Frente al edificio de la Casa de Juntas de la ciudad vizcaína de Guernica, un grupo de personas se hacen fotos frente a un roble, descendiente directo de los árboles sagrados bajo cuyas ramas los ancianos del pueblo celebraban asambleas en los tiempos medievales.

Este roble, que sigue desempeñando un papel importante en la toma de posesión del lehendakari o jefe del Gobierno regional, es venerado como un símbolo del espíritu independiente del pueblo vasco, formado por algo más de dos millones de personas que viven en esta montañosa parte del norte de España.

"Yo no me siento española, no lo he sentido nunca. Yo de pequeña me sentía vasca y punto", dice Maddalen Txakartegi, médica de 33 años que charla con unos amigos en un mercado cercano.

Pese a la brecha identitaria, muchos habían confiado en que partidos nacionalistas del País Vasco y Cataluña pudieran ayudar a desbloquear un impasse político nacional que se alarga ya nueve meses, ofreciendo los apoyos necesarios para alcanzar una mayoría y formar un gobierno.

Así ha sucedido en cinco de los 12 gobiernos que ha tenido España en cuatro décadas de democracia, con los partidos nacionalistas dando estabilidad a gobiernos nacionales minoritarios a menudo a cambio de condiciones más favorables en los asuntos regionales.

En un momento en el que España trata de evitar unas posibles terceras elecciones generales en un año, los comicios autonómicos en el País Vasco y Galicia de este fin de semana habían sido calificados como cruciales para redefinir la relación de fuerzas entre los partidos a nivel regional y nacional, y para allanar el camino a una coalición de gobierno en Madrid.

Pero la virulenta retórica antinacionalista del presidente del Gobierno en funciones, Mariano Rajoy, ante el intento de ruptura de Cataluña ha alejado a los partidos, dividiendo a los que quieren una mayor independencia de Madrid de los que creen en la centralización del poder.

"Esos partidos a quien estás dando la gobernabilidad en Madrid luego te responden con el 'no'", dijo Andoni Ortuzar, líder del conservador Partido Nacionalista Vasco (PNV) que ha gobernado en la región gran parte de la época democrática.   Continuación...