Presidente chino se muestra pesimista con economía mundial en cumbre del G-20

domingo 4 de septiembre de 2016 14:12 CEST
 

Por Kevin Yao y Nathaniel Taplin

HANGZHOU, China, 4 sep (Reuters) - La economía global está amenazada por un creciente proteccionismo y están aumentando los riesgos de un alto apalancamiento, dijo el presidente de China, Xi Jinping, el domingo en la apertura de la cumbre de dos días de líderes del G-20.

Su advertencia tuvo lugar tras conversaciones bilaterales con el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, descritas por este último como "extremadamente productivas", pero que no lograron acercar a ambos líderes en temas difíciles, como las tensiones en el mar de China Meridional.

Tras la sorprendente votación de junio en la que Reino Unido optó por salir de la Unión Europea y las elecciones presidenciales estadounidenses en noviembre, observadores prevén que los líderes del G-20 defenderán el libre comercio y la globalización y advertirán en contra del aislacionismo.

Xi dijo que la economía global está "en una encrucijada clave", golpeada por la debilidad de la demanda, la volatilidad del mercado financiero y un bajo volumen de inversiones y comercio.

"Los impulsores del crecimiento de la ronda previa de avance tecnológico están disipándose gradualmente, mientras que una nueva ronda de revolución industrial y tecnológica aún no ha cobrado impulso", comentó.

Entre los líderes que asisten a la cumbre del G-20 en la ciudad oriental china de Hangzhou figuran el presidente de Rusia, Vladimir Putin; el primer ministro de Japón, Shinzo Abe; la primera ministra de Gran Bretaña, Theresa May; la canciller de Alemania, Angela Merkel; el presidente de Francia, François Hollande; y el primer ministro de la India, Narendra Modi, entre otros.

Obama, que llegó a China el sábado, sostuvo conversaciones con Xi que se extendieron hasta tarde en la noche. El mandatario estadounidense instó a Pekín a cumplir con sus obligaciones legales en las aguas disputadas del Mar de China Meridional y remarcó los compromisos de Washington con sus aliados regionales.

Obama aseguró a Theresa May que el principal aliado político, comercial y militar de Reino Unido la apoyará, pero que no cambiará su opinión respecto a que el brexit fue un error y que Londres no podrá soslayar a otros países del bloque para lograr antes un acuerdo bilateral con Washington.

En tanto, el presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, dijo que si Reino Unido quiere tener acceso al mercado común de la Unión Europea, tiene que respetar las reglas de ese mercado común.

Obama, que está en sus últimos cinco meses como presidente, está usando su visita a China para poner una impronta final en su cambio de política hacia el Pacífico, allanando el camino para su sucesor en la Casa Blanca, que será elegido el 8 de noviembre y asumirá su mandato el 20 de enero de 2017. (Reporte adicional de Sue-Lin Wong, Michael Martina, Roberta Rampton, Ruby Lian, Kiyoshi Takenaka, Vladimir Soldatkin, William James y Engen Tham en Hangzhou, y Ben Blanchard, Nick Heath, Jason Subler y John Ruwitch en Pekín; escrito por Raju Gopalakrishnan. Editado en español por Patricio Abusleme)